BTX IV

Sansón y la filistea

1 Bajó Sansón a Timnat, y vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos. 2 Y subió y se lo declaró a su padre y a su madre, diciendo: He visto en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos. Por tanto tomádmela por mujer.

3 Pero su padre y su madre le dijeron: ¿No hay mujer entre las hijas de tus hermanos, ni en todo mi pueblo, para que tomes mujer de filisteos incircuncisos? Y Sansón respondió a su padre: ¡Tómamela por mujer, porque es agradable a mis ojos! 4 Pero su padre y su madre no sabían que esto era designio de YHVH, por cuanto buscaba ocasión contra los filisteos, pues en aquel tiempo los filisteos gobernaban en Israel.

5 Sansón, pues, bajó con su padre y con su madre a Timnat, y al llegar a las viñas de Timnat, he aquí un leoncillo salió rugiendo a su encuentro. 6 Y el Espíritu de YHVH vino sobre él y lo destrozó como quien destroza a un cabrito, sin tener nada en su mano. Pero no contó a su padre ni a su madre lo que había hecho. 7 Bajó, pues, y habló a aquella mujer, y fue agradable a ojos de Sansón. 

8 Y después de algunos días, volvió para tomarla, y se desvió para ver el esqueleto del león, y he aquí, en la boca del león una colmena de abejas con miel. 

9 Y tomando la miel en sus manos, prosiguió por el camino comiendo hasta alcanzar a su padre y a su madre; y les dio para que comieran, pero no les explicó que había tomado la miel de los restos del león. 10 Y bajó su padre adonde la mujer, y Sansón hizo allí un banquete, porque así hacían los jóvenes.

11 Y sucedió que cuando lo vieron, trajeron con ellos treinta compañeros, 12 a los cuales les dijo Sansón: Os propondré ahora un enigma. Si lo averiguáis y en verdad me lo declaráis dentro de los siete días del banquete, os daré treinta túnicas de lino y treinta mudas de vestidos. 13 Pero si no me lo podéis declarar, me habréis de dar vosotros treinta túnicas de lino y treinta mudas de vestidos. Le dijeron: ¡Propón tu enigma para que lo escuchemos! 14 Él les dijo: Del devorador salió comida, y del fuerte salió dulzura. 

Y durante tres días no lograron descifrar el enigma, 15 y al cuarto día dijeron a la mujer de Sansón: Seduce a tu marido para sonsacarle la solución del enigma, no sea que te quememos a fuego a ti y la casa de tu padre. ¿Acaso nos habéis invitado para despojarnos? 16 Y la mujer de Sansón lloraba ante él, y le decía: ¡Sólo me odias, y no me amas! Has propuesto un enigma a los hijos de mi pueblo y no me lo has declarado. Y él respondió: He aquí, no se lo he dicho ni a mi padre ni a mi madre, ¿y te lo voy a declarar a ti?

17 Y había estado llorando los siete días que duró su banquete, y aconteció que al séptimo día se lo declaró, porque lo acosaba. Ella entonces declaró el enigma a los hijos de su pueblo. 18 Y al séptimo día, antes de ponerse el sol, los hombres de la ciudad le dijeron: ¿Qué es más dulce que la miel? ¿Y qué es más fuerte que el león? Y él les contestó: Si no hubierais arado con mi novilla, nunca habríais descubierto mi enigma. 

19 Y lo invadió el Espíritu de YHVH, y habiendo bajado a Ascalón hirió a treinta hombres de ellos, y tomando su despojo, dio las mudas de vestidos a los que habían declarado el enigma. Luego, encendido en ira, subió a la casa de su padre, 20 y la mujer de Sansón fue dada a un compañero suyo que lo había asistido en sus bodas.

 


14.6 vino sobre él... Lit. prosperó sobre él. 14.8 en la boca... TM registra en los restos. Se sigue LXX. 14.15 al cuarto día... TM registra al séptimo día. Se sigue LXX. 14.20 fue dada... Esto es, por el padre de la mujer →15.2. 

 Abreviaturas