BTX IV

Contra los amonitas 

1 Después de esto, aconteció que murió el rey de los amonitas, y en lugar suyo reinó su hijo Hanún. 2 Entonces David dijo: Haré misericordia con Hanún, el hijo de Nahas, así como su padre hizo misericordia conmigo. Y David envió a sus siervos para consolarlo por su padre. Pero cuando los siervos de David entraron en tierra de los amonitas, 3 los príncipes de los amonitas dijeron a su señor Hanún: ¿Crees que David está honrando a tu padre porque te ha enviado consoladores? ¿No te ha enviado David a sus siervos para reconocer la ciudad, para espiarla y conquistarla? 4 Entonces Hanún tomó a los siervos de David, les rasuró la mitad de la barba, les cortó sus vestiduras hasta la mitad de las nalgas y los despidió. 5 Cuando informaron a David, él envió a encontrarlos, pues los hombres estaban muy avergonzados. Y el rey mandó decirles: Permaneced en Jericó hasta que crezca vuestra barba, entonces regresaréis.

6 Y cuando los amonitas supusieron que habían sido aborrecidos por David, los amonitas mandaron a contratar a los sirios de Bet-Rehob y a los sirios de Soba, veinte mil infantes, y del rey de Maaca mil hombres, y de Is-Tob doce mil hombres.

7 Cuando David lo oyó envió a Joab con todo el ejército de hombres valientes.

8 Y los amonitas salieron a presentar batalla a la entrada de la puerta, y los sirios de Soba, de Rehob, de Is-Tob y de Maaca, estaban aparte en el campo.

9 Viendo Joab que la batalla se le presentaba por el frente y por la retaguardia, escogió entre los mejores hombres de Israel y los colocó en orden de batalla contra los sirios, 10 y entregó el resto del pueblo en mano de Abisai su hermano. Y poniéndolo en orden de batalla contra los amonitas, 11 dijo: Si los sirios son demasiado fuertes para mí, tú me ayudarás, y si los amonitas son más fuertes que tú, entonces yo te ayudaré. 12 ¡Esfuérzate, y mostrémonos valientes por amor a nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Elohim, y que YHVH haga lo que sea bueno ante sus ojos! 13 Y Joab y el pueblo que estaba con él acudió a la batalla contra los sirios, y ellos huyeron delante de su presencia. 14 Y viendo los amonitas que los sirios huían, huyeron delante de Abisai, y entraron en la ciudad. Luego Joab se volvió de combatir a los amonitas, y regresó a Jerusalén.

15 Pero cuando los sirios vieron que habían sido derrotados delante de Israel, se volvieron a reunir; 16 y Hadad-Ezer mandó traer a los sirios que estaban al otro lado del río y fueron a Helam, con Sobac, capitán del ejército de Hadad-Ezer al frente de ellos. 17 Y cuando David fue informado, reunió a todo Israel, cruzó el Jordán y llegó a Helam. Y los sirios se pusieron en orden de batalla para enfrentarse a David, y lucharon contra él. 18 Pero los sirios huyeron delante de Israel, y de los sirios, David mató a los de setecientos carros, y cuarenta mil jinetes, e hirió a Sobac, capitán del ejército de ellos, quien murió allí. 19 Y cuando todos los reyes que eran tributarios de Hadad-Ezer, vieron que habían sido derrotados ante Israel, hicieron la paz con Israel y le sirvieron. Y los sirios tuvieron temor de ayudar de nuevo a los amonitas.

 


10.4 nalgas... Lit. fundamentos. 10.6 infantes... Esto es, hombres de infantería. 10.8 estaban aparte... Lit. estaban ellos solos.

 Abreviaturas