BTX IV

Elías

1 Y Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: ¡Vive YHVH, Elohim de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá rocío ni lluvia en estos años, sino por mi palabra! 2 Y la palabra de YHVH vino a Elías: 3 Apártate de aquí, dirígete al oriente y escóndete junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán. 4 Y sucederá que beberás del arroyo, y Yo he mandado a los cuervos que te sustenten allí. 5 Y fue e hizo conforme a la palabra de YHVH, pues partió y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán. 6 Y los cuervos le llevaban pan y carne por la mañana, y pan y carne al atardecer, y bebía del arroyo. 

7 Y sucedió que pasados los días se secó el arroyo, porque no había llovido en la tierra. 8 Y la palabra de YHVH vino a Elías diciendo: 9 Levántate, ve a Sarepta de Sidón y mora allí. He aquí, Yo he ordenado allí a una mujer viuda que te sustente.

10 Y él se levantó y fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda estaba allí recogiendo leña, y él la llamó y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11 Y al ir a traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas un bocado de pan en tu mano. 12 Pero ella respondió: ¡Vive YHVH, tu Elohim, que no tengo pan cocido! Solamente tengo un puñado de harina en una tinaja y un poco de aceite en la vasija. Y he aquí estaba recogiendo un par de leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que comamos y muramos. 

13 Elías le dijo: No temas; ve, haz como has dicho, solo que de ello hazme a mí primero una torta pequeña y tráemela. Después harás para ti y para tu hijo, 14 porque YHVH, Elohim de Israel, dice así: La tinaja de la harina no escaseará ni la vasija del aceite disminuirá, hasta el día en que YHVH mande lluvia sobre la faz de la tierra. 15 Y ella fue e hizo conforme a la palabra de Elías. Y comieron él, ella, y su casa muchos días. 16 La harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que YHVH había hablado por medio de Elías. 

17 Después de estas cosas, aconteció que el hijo de la mujer dueña de casa cayó enfermo, y su enfermedad fue tan grave que no quedó aliento en él. 18 Y ella dijo a Elías: ¿Qué tengo en común contigo, varón de Ha-Elohim? ¿Has venido aquí a recordarme mis pecados y hacer morir a mi hijo? 19 Y él le respondió: ¡Dame tu hijo! Y lo tomó del seno de ella, lo llevó al altillo donde vivía, y lo acostó en su propia cama. 20 Y clamó Elías y dijo: ¡Oh Adonai, testigo de la viuda que me hospeda y que maltrataste matando a su hijo! 21 E insufló en el niño tres veces, y clamó a Adonai diciendo: ¡Oh YHVH, Elohim mío, haz volver la vida a este niño! 

22 Y sucedió así, y le volvió la vida al niño, y el niño gritó. 23 Y lo bajó del altillo y lo entregó a su madre. Y dijo Elías: ¡Mira, tu hijo está vivo! 24 Y dijo la mujer a Elías: ¡Ahora sé que eres varón de Elohim y que la palabra de YHVH en tu boca es verdadera!

 


17.2 Se sigue LXX. 17.7 los días... Prob. un año. 17.14 la tinaja... la vasija... Se traduce literalmente. 17.18 ¿qué tengo en común contigo... Gr. ti emoi kay soi. Se sigue LXX. Esto es, que no tiene parentesco consanguíneo. Idéntica a →Jn. 2.4; Mr. 5.7; §219.  17.20 Se sigue LXX. 

 Abreviaturas