BTX IV

El reino del Mesías

Pero en los postreros tiempos, el monte de la Casa de YHVH

Será establecido como cabeza de los montes,

Y exaltado sobre todos los collados, y a él correrán los pueblos,

Y muchas naciones irán allí y dirán:

Venid, subamos al monte de YHVH, a la Casa del Elohim de Jacob;

Él nos enseñará sus caminos, y nosotros andaremos en sus sendas.

Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de YHVH.

3 Y Él juzgará entre muchos pueblos,

Y reprenderá a naciones poderosas, hasta las más distantes.

De sus espadas forjarán arados y de sus lanzas, podaderas.

No alzará espada nación contra nación,

Ni se adiestrarán más para la guerra.

Sino que cada uno se sentará debajo de su vid,

Y debajo de su higuera,

Y nadie los amedrentará,

Porque la boca de YHVH Sebaot lo ha dicho.

Los pueblos caminan invocando a sus dioses,

Nosotros caminamos en el nombre de YHVH,

Nuestro Elohim por siempre jamás.

En aquel día, dice YHVH, recogeré a la que cojea,

Volveré a traer a la descarriada y a la que había afligido;

De la que cojea haré un remanente,

Y de la descarriada una nación poderosa,

Y YHVH reinará sobre ellos en el monte Sión,

Desde entonces y para siempre.

Y tú, Migdal-Eder, colina de la hija de Sión, a ti llegará,

Sí, a ti llegará el dominio anterior,

El reino de la ciudad de Jerusalén.

Y ahora, ¿por qué clamas así?

¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero?

¿Te sorprendió el dolor como a parturienta?

10 Retuércete, pues, como parturienta, y expulsa, oh hija de Sión,

Porque ahora saldrás de la ciudad y habitarás en descampado,

Y llegarás a Babilonia, pero allí serás librada,

Allí te redimirá YHVH de la mano de tus enemigos.

11 Pero ahora se reúnen contra ti muchas naciones, y dicen:

¡Sea profanada!

¡Vean nuestros ojos la ruina de Sión!

12 Pero no conocen los pensamientos de YHVH,

Ni comprenden sus designios:

Que los junta como gavillas en la era.

13 ¡Levántate, oh hija de Sión, y trilla!

Porque haré tus cuernos como el hierro,

Y tus cascos como el bronce,

Para que desmenuces a muchos pueblos,

Y consagres a YHVH sus despojos,

Y sus riquezas al Señor de toda la tierra.

 


4.8 Migdal-Eder... Esto es, torre del rebaño.