BTX IV

Job responde a Elifaz y sus amigos (continuación)

Mi espíritu está consumido, mis días, extinguidos,

Hay sepulcros preparados para mí.

No hay sino escarnecedores conmigo,

Y mis ojos tienen que soportar su provocación.

Deposita, te ruego, mi fianza junto a ti.

¿Quién si no ha de estrechar mi mano?

Has privado su corazón de entendimiento,

Por tanto, no los exaltarás.

Desfallecerán los ojos de los hijos

Del que por lisonjas traiciona a sus amigos.

Se me ha puesto por refrán del pueblo,

Sí, he venido a ser uno a quien le escupen en la cara.

Mis ojos están oscurecidos por la tristeza,

Y todos mis miembros son como una sombra.

Los rectos se asombran ante esto,

Y el inocente se agita contra el impío.

Con todo, el justo se aferrará a su camino,

Y el limpio de manos se hará cada vez más fuerte.

10 Pero ahora, ¡volveos y venid aquí!

De seguro no hallaré un sabio entre vosotros.

11 Mis días han pasado, mis planes se han deshecho,

Aun los anhelos de mi corazón,

12 Que solían mudar la noche en día, y me decían: 

Tras la tiniebla está la luz.

13 Pero aun si espero, yo sé que el Seol es mi morada:

En la tiniebla tengo extendido mi lecho.

14 A la descomposición digo: 

¡Padre mío!

Y al gusano: 

¡Madre mía, hermana mía!

15 ¿Dónde está entonces mi esperanza?

¡Sí!, mi esperanza, ¿quién la verá?

16 Descenderá conmigo al Seol,

Y juntos nos hundiremos en el polvo.

 


17.3 estrechar mi mano... Es decir, ¿quién se atrevería a ser mi fiador? 17.12 Se inserta me decían para suplir elipsis del original.