BTX IV

Vanidad de los placeres

1 Dije en mi corazón:

¡Ven pues, te probaré con el placer!

¡Prueba la felicidad!

Pero, he aquí, también esto era vanidad.

2          De la risa he dicho:

Es necedad,

Y del placer: ¿Qué logra?

3 Aun cuando mi corazón me guiaba con sabiduría, decidí agasajar mi carne con vino y entregarme a la insensatez, hasta ver cuál era el bien del hombre en que se ocupa bajo los cielos los pocos días de su vida.

4 Engrandecí mis obras, me edifiqué palacios y planté viñedos para mí; 5 me hice huertos y jardines, y planté toda clase de árboles frutales, 6 me hice estanques de agua, para regar con ellos el soto donde se cultivaban mis árboles; 7 compré esclavos y esclavas, y tuve a otros nacidos en casa; también tuve una gran hacienda de vacadas y rebaños, más que todos mis predecesores en Jerusalén. 8 Acumulé para mí plata y oro, tesoro digno de reinos y provincias; contraté cantores y cantoras, y tuve un harén de concubinas para gozar como suelen los hombres.

9 Fui el más grande y magnífico de cuantos me precedieron en Jerusalén, en tanto que mi sabiduría permanecía conmigo. 10 Nada de cuanto mis ojos deseaban les negué, ni privé a mi corazón de placer alguno, pues mi corazón gozaba de toda mi labor, y esta era la porción de todo mi trabajo.

11 Luego, consideré todas las obras que habían hecho mis manos, y el duro trabajo con que me había afanado en hacerlas, ¡y he aquí todo era vanidad y correr tras el viento! No había provecho alguno debajo del sol.

12 Después volví a considerar la sabiduría, la locura y la necedad (¿qué podrá añadir el hombre que suceda al rey, a lo que ya se hizo?), 13 y vi que la sabiduría aventaja a la necedad, como la luz a la tiniebla. 14 Los ojos del sabio están en su cabeza, mas el necio anda en tiniebla. Aunque también comprendí que una misma cosa les acontece a ambos.

15 Entonces me dije en mi corazón: Como la suerte del necio, así me acontecerá a mí. ¿Para qué, entonces, he sido más sabio? Y me dije en mi corazón que también esto es vanidad. 16 Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre, pues en los días venideros todo habrá sido olvidado. ¿Y cómo muere el sabio? ¡Como el necio!

17 Aborrecí pues la vida, porque la obra que se hace debajo del sol me era fastidiosa, por cuanto todo es vanidad y correr tras el viento.

18 Y aborrecí todo mi trabajo en que me había afanado debajo del sol, viendo que tenía que dejarlo a alguno que vendrá después de mí. 19 ¿Y quién sabe si será sabio o necio? Con todo, él señoreará en todo el fruto del esfuerzo que realicé y en que me mostré sabio debajo del sol, y también esto es vanidad. 20 Y a causa de todo mi trabajo con que me había afanado debajo del sol entregué mi corazón a la desesperación: 21 ¡Que un hombre trabaje con sabiduría, conocimiento y maestría, y tenga que dejar su porción a otro que nunca se afanó en ello, esto es vanidad y grande mal!

22 Entonces, ¿qué saca el hombre de todos sus afanes y del ansia de su corazón con que tanto se fatiga debajo del sol? 23 Porque todos sus días son dolores; y su tarea, frustración, pues ni aun de noche su corazón reposa; y esto también es vanidad.

24 No hay, pues, mejor cosa para el hombre que comer y beber, y hacer que su alma vea lo bueno de su trabajo. Y he visto que esto proviene de la mano de DIOS, 25 porque sin Él, ¿quién comerá y quién se alegrará? 26 Pues al hombre que es bueno ante Él, le da sabiduría, conocimiento y alegría, pero al pecador le impone la tarea de recoger y amontonar para darlo a quien Ha-Elohim le agrada. Esto también es vanidad y correr tras el viento.

 


2.7 nacidos en casa... Lit. hijos de la casa. 2.10 la porción... Es decir, la recompensa. 2.26 es bueno... Es decir, lo agrada. 

 Abreviaturas