BTX IV

Vanidad de la riqueza

1 Cuando vayas a la Casa de DIOS guarda tu pie, y acércate más para oír, que para ofrecer el sacrificio de los necios, porque no saben que hacen mal.

2 No te des prisa con tu boca, ni se apresure tu corazón a proferir palabra ante Ha-Elohim, porque Ha-Elohim está en los cielos y tú en la tierra, por tanto, sean pocas tus palabras. 3 Porque de las muchas ocupaciones vienen los sueños, y de las muchas palabras el dicho del necio.

4 Cuando hagas un voto a Elohim, no tardes en cumplirlo, porque no hay complacencia en los necios. Cumple lo que prometes. 5 Mejor es que no prometas, a que prometas y no cumplas.

6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del Ángel que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Ha-Elohim se enoje a causa de tus palabras y destruya la obra de tus manos? 7 Porque donde abundan los sueños abundan las vanidades y las muchas palabras. Pero tú, teme a Ha-Elohim.

8 Si ves la opresión a los pobres, y la perversión del derecho y la justicia en alguna provincia, no te turbes a causa de esto, porque sobre el alto vigila otro más alto, y hay Alguien aún más alto que ellos. 9 Pero en todo sentido, el provecho de un país es que el rey mismo se preocupe por su territorio.

10 El que ama la plata nunca se saciará de la plata, y el que ama la riqueza no sacará ganancia, y también esto es vanidad. 11 Cuando aumentan los bienes, aumentan quienes los consumen. ¿Qué provecho, pues, tendrá su dueño aparte de verlos con sus propios ojos? 12 Coma poco o coma mucho, dulce es el sueño del hombre trabajador; pero la abundancia no deja dormir al rico.

13 Hay un mal grave que he visto debajo del sol: riqueza guardada por su dueño para su propio perjuicio. 14 Pues se pierde esa riqueza en un negocio infortunado, y cuando engendra un hijo, nada le queda en su mano. 15 Como salió del vientre de su madre, así volverá desnudo como vino, y por sus afanes no recibirá nada que pueda llevarse en la mano.

16 Y este también es un mal grave: el que tenga que irse tal como vino, y ¿qué provecho le quedará de haberse afanado por perseguir el viento? 17 Ya que todos sus días comió en tiniebla, afanándose, enfermándose y enojándose.

18 He aquí lo que he visto: Es bueno y propio que el hombre coma y beba y disfrute del bien de todo el trabajo con que se fatiga debajo del sol todos los días de vida que Ha-Elohim le concedió, porque esta es su porción. 

19 Asimismo, a todo hombre a quien Ha-Elohim ha dado bienes y riquezas, y le ha dado facultad para que las disfrute y tome su porción y se regocije en su trabajo, esto también es don de DIOS, 20 para que no reflexione mucho durante los días de su vanidad, mientras Ha-Elohim lo mantenía absorto con el gozo de su corazón.

 


5.9 se preocupe... Texto de difícil traducción. 5.14 nada le queda... Es decir, para mantener a su hijo.