BTX IV

Mejor es...

Mejor es un buen nombre que un buen ungüento,

Y mejor el día de la muerte que el día del nacimiento.

Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete,

Porque aquello es el fin de todo hombre,

Y el viviente debe poner esto en su corazón.

Mejor la tristeza que la risa,

Porque el semblante triste enmienda el corazón.

El corazón de los sabios está en la casa del luto,

Pero el corazón del necio, en la casa del placer.

Mejor es oír la reprensión del sabio que el canto de los necios:

Crepitar de los espinos bajo el caldero, tal es la risa del necio,

Y también esto es vanidad.

Ciertamente las presiones hacen necio al sabio,

Y un regalo destruye la voluntad.

Mejor es el fin de un asunto que su comienzo,

Y el paciente de espíritu mejor que el altivo de espíritu.

No te apresures en tu alma a enojarte,

Porque la ira reposa en el seno de los necios.

10 Nunca digas: 

¿Por qué los tiempos pasados fueron mejores que estos?

No es sabio que preguntes esto.

11 El conocimiento es tan bueno como la heredad,

Y aprovecha a los que ven el sol.

12 Porque estar a la sombra del conocimiento es como estar a la sombra del dinero,

Pero la sabiduría aventaja al conocimiento en que da vida a sus poseedores.

13 Considera la obra de DIOS: 

¿Quién podrá enderezar lo que Él torció?

14 En el día del bien goza del bien, y en el día de la adversidad reflexiona: Ha-Elohim ha hecho tanto el uno como el otro, para que el hombre no sepa lo que sucederá después de él.

15 Esta dualidad he visto en mi vida vana: Hay justo que fracasa por su justicia, y hay impío que prospera en su impiedad. 16 No seas en extremo justo, ni presumas ser muy sabio. ¿Para qué matarse? 17 No seas en extremo impío ni insensato. ¿Por qué morir antes de tiempo? 18 Bueno es que te aferres a esto sin soltar aquello, porque el que teme a Elohim de todo sale bien parado.

19 La sabiduría hace al sabio más fuerte que diez poderosos en una ciudad.

20 Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.

21 No hagas caso de todo lo que se habla, ni escuches a tu siervo cuando te maldice, 22 pues sabes muy bien que muchas veces tú mismo has maldecido a otros.

23 Todas estas cosas experimenté con sabiduría, diciendo: Seré sabio; pero eso estaba lejos de mí. 24 Lo que existe es remoto y en extremo profundo, ¿quién lo podrá hallar?

25 Dirigí mi corazón al saber, a escudriñar y a buscar el conocimiento y la razón, procurando conocer cuál es la peor insensatez, la necedad más absurda, 26 y hallé más trágica que la muerte a la mujer cuyo corazón es lazos y redes, y sus manos ligaduras. El que agrada a Ha-Elohim escapará de ella, pero el pecador será atrapado por ella.

27 He aquí, dice Qohélet, sopesando las cosas una por una, para hallar una razón, 28 lo que aún busca mi alma sin haberlo encontrado: Un hombre entre mil hallé, pero una mujer entre todas ellas no la he encontrado.

29 Sólo esto he hallado: que Ha-Elohim hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones.

 


7.1 nombre... ungüento... Asonancia de shem = nombre, con shémen = ungüento. 7.7 las presiones... Según el contexto se refiere aquí a la presión coercitiva que ejerce el dinero en las decisiones humanas. 7.12 la sabiduría... Heb. da´ath. Aquí, el conocimiento experimental de Dios. 7.18 esto... →v.17; aquello... →v.16. 

 Abreviaturas