BTX IV

Preludio de la muerte

1          Acuérdate de tus Creadores,

de Alef-Tav, en los días de tu juventud,

Antes que vengan los días malos,

Y se acerquen los años en que digas:

No tengo en ellos contentamiento.

2          Antes que se oscurezcan el sol

y la luz, y la luna y las estrellas,

Y las nubes vuelvan tras la lluvia.

3          El día en que tiemblen

los guardianes de la casa,

Y se encorven los hombres fuertes,

Y cesen las que muelen, porque han disminuido,

Y se enturbien las que miran por las celosías.

4          Cuando se cierren las puertas

de la calle, 

Por ser débil el sonido del molino,

Y uno se despierte con el gorjeo del pajarillo,

Y enmudezcan todas las hijas del canto.

5          Cuando también se tema

a lo que es alto,

Y a los terrores del camino,

Y florezca el almendro,

Y se arrastre la langosta,

Y el alcaparrón no haga su efecto,

Porque el hombre marcha hacia su morada eterna,

Mientras los que endechan rondan por las calles.

6          Antes que se rompa el cordón

de plata y se aplaste el cuenco de oro,

Y el cántaro se quiebre junto a la fuente,

Y la rueda, hecha pedazos, caiga en el pozo,

7          Y el polvo vuelva a la tierra,

de donde procede,

Y el espíritu retorne a Ha-Elohim,  que lo dio.

8          Vanidad de vanidades,

dice Qohélet.

¡Todo es vanidad!

 

Exhortación final

9 Cuanto más sabio fue Qohélet, tanto más impartió al pueblo su conocimiento. Y sopesó, y escudriñó y compuso muchos proverbios. 10 Qohélet procuró hallar palabras aceptables y escritura recta, palabras de verdad. 11 Las palabras de los sabios son como espinos y como estacas clavadas por los amos de los rebaños dados a un pastor. 

12 Hijo mío, ten en cuenta que el hacer muchos libros no tiene fin, y el mucho estudio es fatiga de la carne. 13 El fin de todo discurso oído, es: Teme a Ha-Elohim, y guarda sus mandamientos, pues esto es el todo del hombre. 14 Porque Ha-Elohim traerá toda obra a juicio, con toda cosa oculta, sea buena o sea mala.

 


12.1 tus Creadores, Alef-Tav... No ha de entenderse et como nota acusativi ni barah como singular mayestático. Aquí (como Gn.1.1) se explica la única esencia y plural existencia de Elohim →§1; §170 (Número 3). 12.2 oscurezcan... Esto es, el final de la vida. 12.3 los guardianes... Esto es, el sistema óseo; los hombres fuertes... Esto es, las piernas; las que muelen... Esto es, las muelas; enturbien... Esto es, la opacidad del cristalino o la acción de las cataratas; las celosías... Heb. arubóth = ventanas pequeñas. Es decir, los párpados. 12.4 las puertas... Prob. los oídos o las aberturas inferiores del cuerpo; débil... molino... Prob. dificultad de la digestión; se despierte... Prob. la fragilidad del sueño; las hijas del canto... Prob. las cuerdas vocales. 12.5 se tema... terrores... Prob. referencia a la falta de confianza que acarrea la vejez; florezca el almendro... Prob. se refiera a las canas; y se arrastre... Prob. el arrastrar de los pies; el alcaparrón... Fruto para estimular la sexualidad; los que endechan... Profesionales del lamento fúnebre que deambulaban por las calles aguardando que alguien muriera. 12.6 el cordón de plata... Prob. el hilo de la vida; el cuenco de oro... Prob. el cráneo; la rueda... Prob. el cuerpo como un todo. La rueda de la vida (la energía vital) que cae en el sepulcro. 12.7 el polvo... Es decir, el hombre → Gn.3.19. 12.12 libros... Lit. rollos.  

 Abreviaturas