BTX IV

Ez. 8.17 mis narices... En el texto hebreo modificado se lee: ponen la rama a sus narices. Con este cambio, los Soferim pretendían disimular el pecado de Judá, ya que la rama de referencia no es otra cosa que una estaca votiva, cortada de los árboles donde se daba culto a Astarté y tallada en forma de falo. Este obsceno culto había sido introducido en la Casa de Dios y en sus atrios, y el pecado del que aquí se habla, por figura de antropomorfismo, consistía en que, al introducirla en la Casa, aplicaban dicha rama (Asera) en las mismísimas narices del Dios de Israel.