BTX IV

Zac. 2.8 mi ojo... Previo a la enmienda de los Soferim, el texto original decía mi ojo, término que fue alterado para que se leyera su ojo, quizá por las razones expuestas en §6, o por deliberadamente opacar al sujeto, que en este caso es Jesús.