BTX IV

Gn. 49.8-12. No hay duda que estamos ante una profecía mesiánica, en parte ya cumplida y otra por cumplir. En el cuadro adjunto desglosamos el pasaje y colocamos algunas de las citas relacionadas.