BTX IV

Mt. 2.23 nazareno... Jn. 7.52 Escudriña... El nombre griego de Nazaret es citado en el NP una docena de veces. Es la población donde Jesús fue criado (Lc. 4.16) y está situada en el Norte de Israel, en las estribaciones meridionales de los montes de la Baja Galilea, 10 km al norte del monte Tabor y 23 km al oeste del mar de Galilea. La población, en tiempos del Señor, tendría alrededor de unos 400 habitantes y por las referencias de Natanael (Jn. 1.46) y los fariseos (Jn. 7.52), podemos percibir cierta hostilidad hacia esta insignificante ciudad y su región: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? y... escudriña y verás que de Galilea no surge ningún profeta. 

Entre los judíos, la región tenía un nombre particular: Galilea de los gentiles (Is. 9.1; Mt. 4.15). La mayoría de las personas que vivían allí no eran Judíos puros. La población estaba compuesta por una mezcla de pueblos: judíos y gentiles procedentes de Egipto, Fenicia y Arabia. Nazaret como una parte de Galilea, era objeto del menosprecio por razones históricas y raciales. Era la misma tierra de las tribus de Zabulón y Neftalí. Tierra en la que, desde la división del reino de Israel, no hubo más que lo malo, fundiendo imágenes y yendo tras otros dioses, para provocar a ira a YHVH, dando la espalda siempre a su Elohim (1R. 14.9; 15.25-26, 33-34; 16.13, 19, 25-26, 30-33; 22.53-54; 2R 13.1-2; 14.23-24; 15.8-9). Pero la profecía dada a Isaías le anuncia la esperanza a la que fuera despreciada, anunciando a este pueblo asentado en tiniebla ver la gran Luz en el Hijo que les sería dado: el llamado Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz (Is. 9.1-7).

No hay duda que existe una relación entre Nazaret y su gentilicio, nazareno (Jn. 18.5, 7; Mt. 26.71; Mr. 14.67; Hch. 6.14), y también una relación etimológica, ya que en el vocablo hebreo נצרח = Natzaret está contenida la locución Netzer (נצר) que significa brote, vástago (figuradamente un descendiente), registrado en el profeta Isaías: Pero del tronco de Isaí saldrá un retoño, un vástago retoñará de sus raíces (Is. 11.1). Pero además, es de resaltar el hecho de que este título (el Nazareno) utilizado junto al nombre de Jesús, es dicho por los demonios (Mr. 1.24; Lc. 4.34), figura en la inscripción que Pilato escribió para ser puesta encima de la cruz (Jn. 19.19) y está en boca del mismo Dios cuando se aparece a Saulo de Tarso (Hch. 22.8). ¿Acaso es utilizado aquí como un mero gentilicio? o ¿tiene un significado más importante? La numeración bíblica nos deja ver hasta qué punto Jesús, al ser hecho pecado por nosotros (es decir, maldito), juzgó al pecado en la cruz al indicarnos que su gematría es la misma que El llamado Diablo y el Satanás: 13 x 13 x 13 (§170 n.° 13). 

En este orden de ideas, podemos concluir que Jesús se estableció en la ciudad llamada Nazaret, para que fuera cumplido lo dicho por los profetas: Será llamado nazareno o lo que es lo mismo, Jesús hecho maldición para juzgar el pecado. EL VP lo registra indirectamente: Jesús, el Nazareno, Jesús y su obra de redención, que tendría lugar en el tiempo señalado. Así, Elohim habla en Génesis y dice: Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y su simiente: Él mismo te aplastará la cabeza cuando tú hieras su calcañar (Gn. 3.15), y en Deuteronomio: ...porque maldito por Elohim es el colgado en un madero (Dt. 21.23), y en símbolos: Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre el asta, y sucedía que cuando una serpiente mordía a un hombre, y este dirigía su mirada a la serpiente de bronce, vivía (Nm. 21.9). También en Jeremías: Yo, como cordero manso llevado al matadero, no sabía que tramaban maquinaciones contra mí, diciendo: Cortemos el árbol con su fruto; arranquémoslo de la tierra de los vivientes, para que su nombre no se pronuncie más (Jr. 11.19), y en Zacarías: Y le preguntarán: ¿Y qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de los que me aman (Zac. 13.6).