BTX IV

Jn. 10.30. somos uno... Por la importancia teológica de la frase Yo y el Padre somos uno, es necesario entender bien que el número cardinal de género neutro uno no significa que el Padre y el Hijo tengan una sola existencia, sino que Ambos tienen la misma esencia.