BTX IV

Gn. 6.2-4 estaban buenas... nefileos... engendraban... como ellos mismos... Aunque descarnada, la traducción estaban buenas es indispensable. Exhibe la causa viciosa para la relación de aquellos ángeles que no guardaron su estado original (Jud. 6-7), la contaminación genética resultante en los nefilim (de nafal = caer, tiranizar o néfel = abortivo →Sal. 58.8b) y su destrucción por el diluvio. Es importante destacar el tiempo imperfecto del verbo engendrar, puesto que indica una acción permanente y continua, obteniendo seres como ellos mismos. Es decir, conforme a su semejanza de nefileos.

El vocablo heb. nefilim también se registra en el reporte difamatorio de reconocimiento hecho por los diez exploradores a la tierra de Canaán (Nm. 13.32-33).