BTX IV

Mt. 11.12 arrebatan... Lc. 11.52 llave del conocimiento... Lc. 16.16 violenta... La confabulación contra las Sagradas Escrituras se evidencian en las palabras de Jesús a los doctores de la ley cuando los acusa de haber quitado la llave del conocimiento impidiendo la entrada (Lc. 11.52) al reino de los Cielos. Pero, ¿cómo habían quitado esta llave? En tiempos de Jesús ya se habían cumplido (y se estarían cumpliendo en los siglos venideros) las proféticas palabras de Isaías (8.16) y Jeremías (8.8) cuando dice el primero, que serían manifestados aquellos que ponen sello a la ley para que no pueda aprenderse, y el segundo: al convertir la ley de YHVH en mentira a través de la pluma engañosa de los escribas. Con su malhadado ingenio, los soferim, escribas y fariseos (y posteriormente los masoretas), durante mil quinientos años, produjeron cambios en un texto que llegó a convertirse en el actual Texto Masorético (ver La Historia del Texto Sagrado - Resumen de la Historia), teniendo el especial propósito de desvirtuar las claras profecías respecto a Jesús como Mesías (Dt. 32.43; Is. 7.14; 11.10; 42.4; 61.1; Sal. 22.16; 40.6-8 entre otras). De allí que el reino de los Cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan (Mt. 11.12; Lc. 16.16) porque invalidan la palabra de Dios por su tradición (Mt. 15.6).