BTX IV

Is. 8.18; Jn. 2.23; Lc. 21.25; Hch. 2.19; He. 2.4. señales... prodigios... milagros... El vocablo gr. semeion = señales se refiere a eventos con un significado especial (Mt. 24.3). Estas señales están directamente relacionadas con futuros acontecimientos milagrosos. En ciertos contextos semeion puede ser traducido como milagros. Tal es la referencia en Jn. 2.23. Por otra parte, cabe destacar que una semeion no es simplemente un evento milagroso, sino algo que apunta a una realidad de mayor significado. La estricta traducción literal de semeion como señal, arriesga limitar su significado como una simple señal (en un edificio o camino). Por otra lado, el vocablo gr. téras = portentos, prodigios, hace referencia a signos insólitos que ocurren especialmente en el cielo, y que pronostican acontecimientos inminentes, tales como presagios, augurios (Hch. 2.19). En la antigüedad, un portento o prodigio podía consistir en una particular alineación planetaria, una demostración insólita de aurora boreal, cometas visibles, o caídas estelares.