BTX IV

Es el número del hombre, pues él fue creado en el sexto día y modelado con sesenta elementos químicos de la tierra (Gn.1.27-31). El primer hombre no estaba sujeto a la muerte, pero a causa del pecado llegó a ser mortal. De esta forma, hasta el momento previo a su caída, Adam no era ni santo ni pecador. Su estado de inocencia no lo hacía necesariamente perfecto. Dios le había dado un mandamiento que implicaba obediencia, y es indudable que, de haber resistido a aquella única tentación, ellos inevitablemente habrían comido del árbol de la vida y alcanzado la felicidad eterna. Pero no fue así. 

El hombre y su compañera fracasaron ante la propuesta divina y en lugar de alcanzar la perfección espiritual mediante la obediencia (6 + 1) su propósito quedo truncado. En este sentido, es posible inferir que seis es el número del hombre, porque 6 = 7 - 1, representando el fracaso de la criatura ante la propuesta de su Creador, y al ser creado en el sexto día, el número seis marcará toda su existencia. Entre muchos, los siguientes ejemplos que exhiben al seis como expresión de un esfuerzo infructuoso.

Seis días le fueron señalados al hombre para su trabajo. Así, este número también identifica su labor como apartada y distinta del descanso divino, y a causa de la maldición (Gn. 3.17ss.), también habla de la aflicción del hombre y marca todos aquellos afanes debajo del sol (es decir, de todo lo que no es de Dios). Tales labores se manifiestan, por ejemplo, en las medidas en la división del tiempo utilizadas en las obras en que trabaja y se fatiga. 

Tal es el sistema sexagesimal que, como paradigma, rige las medidas de la Gran Pirámide, cuya unidad es la pulgada y sus múltiplos, el pie, 12 pulgadas (2 x 6) y después de esto los aumentos son 18 (3 x 6), 24 (4 x 6), 30 (5 x 6) y 36 (6 x 6 = 1 yarda). La base de la Gran Pirámide muestra que la unidad (pulgada) se obtuvo por una división del circuito original de 36.000 pulgadas o 1.000 yardas. 

Correspondiendo a estas medidas, tenemos la primera división de los espacios naturales del tiempo que miden la labor del hombre y su descanso: El día, consistente de 24 horas, (6 x 4), dividido en sus dos partes de día y noche de 12 horas (6 x 2) cada uno. Los múltiplos y subdivisiones también están sellados por el número seis: los meses siendo 12 (6 x 2); mientras que las horas consisten de 60 minutos (6 x 10) y los minutos de 60 segundos (6 x 10).

  • Cuando el doce (número de perfección gubernamental) es dividido, indica imperfección gubernamental. Así, el trono de Salomón tenia sólo seis gradas (1R. 10.19), y así su reino fue pronto dividido
  • Los doce panes de proposición fueron divididos en dos hileras de seis (Lv. 24.6), y así las doce Tribus de Israel eran tribus divididas.
  • Las seis intercesiones de Abraham por Sodoma (Gn. 18), marcan la ineficacia humana ante la falta del Intercesor Divino (Ro. 8.26-27). 
  • La descendencia de Caín se nombra hasta la sexta generación (Gn. 4.16-20). 
  • El sexto día fue hecha también la serpiente.
  • El sexto mandamiento relaciona al peor pecado: asesinar (Dt. 5.17).
  • La sexta cláusula de la oración del Señor trata acerca del pecado.
  • Seis milenios ha de esperar la humanidad por el Mesías.

 

Más información general acerca de la Numeración Bíblica:  §170.