BTX IV

Segunda, tercera y cuarta plagas 

1 Dijo entonces YHVH a Moisés: Entra a la presencia de Faraón y dile: Así dice YHVH: Deja partir a mi pueblo para que me sirva, 2 y si te niegas a dejarlo ir, he aquí Yo plagaré con ranas todo tu territorio. 3 El Nilo bullirá con ranas, las cuales subirán y penetrarán en tu palacio, en tu alcoba y sobre tu propio lecho, así como en las casas de tus siervos y entre tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas, 4 y las ranas subirán sobre ti, sobre tu pueblo y sobre todos tus siervos.

5 Y dijo YHVH a Moisés: Dí a Aarón: Extiende tu mano con tu vara sobre los arroyos, sobre los canales y sobre los estanques, y haz que suban las ranas. 

6 Y Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto, y subieron las ranas, y cubrieron la tierra de Egipto. 7 Y los magos hicieron así con sus encantamientos, haciendo subir las ranas sobre la tierra de Egipto.

8 Faraón entonces llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Suplicad a YHVH que aparte las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir al pueblo para que ofrezca sacrificio a YHVH. 9 Y Moisés dijo a Faraón: Señálame cuándo he de suplicar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas se quiten de ti y de tus casas, y sean dejadas solo en el Nilo. 10 Y él dijo: Mañana. Y Moisés respondió: Sea conforme a tu palabra, para que sepas que no hay como YHVH. 11 Serán retiradas, pues, las ranas de ti, de tus casas, de tus siervos y de tu pueblo; solo serán dejadas en el Nilo. 

12 Y Moisés y Aarón salieron de estar con Faraón, y clamó Moisés a YHVH por el asunto de las ranas que Él había puesto sobre Faraón. 13 E hizo YHVH conforme a la súplica de Moisés, y murieron las ranas de las casas, de los patios y de los campos, 14 y las amontonaron en grandes montones, y el país hedía.

15 Y vio Faraón que había un alivio, pero su corazón fue endurecido y no los escuchó, tal como YHVH había hablado. 

16 Entonces YHVH dijo a Moisés: Dí a Aarón: Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra, y haya piojos en toda la tierra de Egipto. 17 Y ellos lo hicieron así, y extendió Aarón su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, volviéndose piojos en los hombres y las bestias. ¡Todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto!

18 Y los magos querían sacar los piojos con sus encantamientos, pero no pudieron. Hubo piojos sobre los hombres y sobre las bestias. 19 Y dijeron los magos a Faraón: ¡Esto es el dedo de Elohim! Pero el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, tal como YHVH había hablado. 

20 Después dijo YHVH a Moisés: Levántate de madrugada y preséntate ante Faraón. He aquí que saldrá hacia el agua y le dirás: Así dice YHVH: Deja partir a mi pueblo para que me sirva. 21 Porque si no dejas partir a mi pueblo, he aquí enviaré una plaga de moscas contra ti, contra tus siervos, contra tu pueblo y contra tus casas, de suerte que las casas de los egipcios serán llenas de moscas junto con el suelo que pisan.

22 Sin embargo, en aquel día exceptuaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, a fin de que no haya moscas en ella, para que sepas que Yo, YHVH, estoy en medio de esta tierra. 23 Y Yo haré distinción entre mi pueblo y tu pueblo. Para mañana será este prodigio. 24 Y así hizo YHVH. Y un molesto enjambre de moscas entró en casa de Faraón y en las casas de sus siervos, y en todo el país de Egipto la tierra fue corrompida por causa de las moscas.

25 Faraón entonces llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Id, haced sacrificio a vuestro Elohim dentro del país. 26 Pero Moisés respondió: No es correcto hacerlo así, porque sacrificaríamos para YHVH nuestro Elohim lo que es abominación para los egipcios. Si sacrificamos lo que es abominación para los egipcios ante sus ojos, seremos apedreados. 27 Iremos camino de tres jornadas por el desierto y haremos sacrificio a YHVH nuestro Elohim, conforme Él nos diga.

28 Respondió Faraón: Os dejaré partir para ofrecer sacrificio a YHVH vuestro Elohim en el desierto, solo que al partir no os alejéis demasiado. ¡Suplicad por mí! 29 Dijo Moisés: He aquí, yo salgo de estar contigo y oraré a YHVH, y quitará mañana la mosca de Faraón, de sus siervos y de su pueblo. No vuelva Faraón a engañar e impedir que el pueblo vaya a ofrecer sacrificios a YHVH.

30 Salió, pues, Moisés de estar con Faraón, y suplicó a YHVH. 31 Y YHVH hizo conforme a la palabra de Moisés, y apartó las moscas de Faraón, sus siervos y su pueblo. No fue dejada ni una. 32 Pero también esta vez Faraón endureció su corazón y no dejó partir al pueblo.

 


8.5 las ranas... TM añade sobre la tierra de Egipto. Se sigue LXX→§1948.10 YHVH... TM añade nuestro Dios. Se sigue LXX §194. 8.18 querían... TM añade hicieron lo mismo. Se sigue LXX §194. 8.22 Gosén... Región al E del delta del Nilo, donde se asentaron los israelitas en tiempos de José por sus cualidades para la agricultura y la ganadería. 8.23 distinción... Lit. redención. 8.26 seremos apedreados... Se sigue LXX. TM ¿y no nos apedrearían? Se manifiestan las diferencias religiosas de ambos pueblos. Los animales aptos para el sacrificio israelita eran considerados sagrados para los egipcios. 8.29 No vuelva... TM añade pero. Se sigue LXX §194.

 Abreviaturas