BTX IV

Quinta, sexta y séptima plaga

1 Dijo YHVH a Moisés: Vé a Faraón y dile: Así dice YHVH, Elohim de los hebreos: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva, 2 porque si tú rehúsas dejarlo ir y continúas reteniéndolo, 3 he aquí la mano de YHVH estará con una peste gravísima sobre tus ganados que están en el campo: sobre los caballos, los asnos, los camellos, la vacada y el ganado lanar. 4 Pero YHVH hará separación entre los ganados de Israel y los de Egipto, y no morirá nada de todo lo de los hijos de Israel. 

5 Y YHVH fijó plazo, diciendo: Mañana hará YHVH esta cosa en el país. 6 En efecto, al día siguiente YHVH cumplió esta palabra, y pereció todo el ganado de Egipto, mientras que del ganado de los hijos de Israel no murió ni uno. 7 Y envió Faraón, y he aquí que del ganado de los hijos de Israel no había perecido ni uno. Pero el corazón de Faraón fue endurecido y tampoco dejó partir al pueblo.

8 Y dijo YHVH a Moisés y a Aarón: Tomad unos puñados de ceniza de horno, y espárzala Moisés hacia los cielos en presencia de Faraón, 9 y sea convertida en polvo sobre toda la tierra de Egipto, el cual producirá forúnculos que reventarán en úlceras en hombres y bestias por toda la tierra de Egipto. 10 Y tomaron la ceniza del horno delante de Faraón, y Moisés la esparció a los cielos, y se formaron forúnculos ulcerados en hombres y bestias. 11 Y los magos no pudieron permanecer en presencia de Moisés a causa de las úlceras, pues había úlceras en los magos y en todos los egipcios. 12 Pero YHVH endureció el corazón de Faraón y no los escuchó, según YHVH había predicho.

13 YHVH dijo entonces a Moisés: Levántate de madrugada y preséntate a Faraón y dile: Así dice YHVH, Elohim de los hebreos: Deja ir a mi pueblo para que me sirva, 14 pues esta vez Yo enviaré todas mis plagas sobre tu corazón, sobre tus siervos y sobre tu pueblo, a fin de que sepas que no hay otro como Yo en toda la tierra. 15 Porque ahora, si Yo hubiera lanzado mi mano para azotarte con pestilencia a ti y a tu pueblo, ya habrías sido exterminado de la tierra. 16 Mas para esto fuiste levantado, para que se muestre en ti mi poder y para que mi Nombre sea proclamado en toda la tierra. 17 ¿Todavía te yergues como una barrera contra mi pueblo para no dejarlos partir? 18 He aquí, mañana a esta hora Yo haré llover una granizada tan recia, cual nunca hubo en Egipto desde el día en que fue fundado hasta ahora. 19 Y ahora, envía y resguarda tu ganado y lo que tienes en el campo, porque sobre toda persona o bestia que sea hallada en el campo y no sea recogida en casa, caerá el granizo y morirán.

20 El que de entre los siervos de Faraón tuvo temor de la palabra de YHVH, llevó su ganado a los corrales. 21 Pero el que no puso en su corazón la palabra de YHVH, dejó su ganado en el campo. 22 Y dijo YHVH a Moisés: Extiende tu mano a los cielos, y caiga granizo en toda la tierra de Egipto, sobre las personas, y sobre los animales y sobre toda planta del campo en la tierra. 23 Extendió, pues, Moisés su vara a los cielos y YHVH dio truenos y granizo, y el fuego se extendió por la tierra, y YHVH hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto. 24 Y hubo granizo, y un fuego que relampagueaba entre el granizo, tan fuerte como nunca hubo en Egipto desde que fue nación. 25 Y aquel granizo golpeó toda la tierra de Egipto, desde los hombres hasta las bestias, y destrozó el granizo toda la hierba del campo y desgajó todos los árboles del campo. 26 Sólo en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo.

27 Entonces Faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: He pecado esta vez. YHVH es el Justo, y yo y mi pueblo los malvados. 28 Suplicad a YHVH que no haya voces de Elohim ni granizo, y os dejaré partir y no seguiréis retenidos. 29 Le dijo Moisés: Cuando salga de la ciudad extenderé mis manos a YHVH, y los truenos cesarán y no habrá más granizo, para que sepas que la tierra es de YHVH, 30 aunque yo sé que ni tú ni tus siervos teméis aún a YHVH.

31 Así, el lino y la cebada fueron destruidos, porque la cebada estaba ya espigada y el lino en caña, 32 pero el trigo y el centeno no fueron destruidos por ser tardíos.

33 Y salió Moisés de junto a Faraón fuera de la ciudad y extendió sus palmas a YHVH, y cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia no se derramó más sobre la tierra.

34 Pero cuando Faraón vio que la lluvia, el granizo y los truenos habían cesado, siguió pecando y se obstinó en su corazón, así como sus siervos. 35 Fue endurecido, pues, el corazón de Faraón, y no dejó ir a los hijos de Israel, como YHVH había predicho por medio de Moisés.

 


9.10 delante... TM añade y se presentaron. Se sigue LXX §194; forúnculos...→Ap. 16.2. 9.12 predicho... TM añade a Moisés. Se sigue LXX §194. 9.14 plagas...§170 (n.°10). 9.16 tierra... →Ro. 9.17. 9.19 y lo que tienes... TM añade todo. Se sigue LXX §194. 9.20 llevó su ganado... TM añade y a sus siervos. Se sigue LXX §194. 9.21 dejó su ganado... TM añade y a sus siervos. Se sigue LXX §194. 9.22 en la tierra... TM añade de Egipto. Se sigue LXX §1949.24 granizo... fuego... →Ap. 8.7; 16.21; en Egipto... TM añade en toda la tierra. Se sigue LXX §194. 9.25 Egipto... TM añade todo lo que estaba en el campo. Se sigue LXX §194. 9.28 voces... Es decir, truenos. 9.30 teméis aún a YHVH... TM añade ante la presencia y Elohim. Se sigue LXX §194. 9.34 sus siervos... TM añade él. Se sigue LXX §194. 9.35 fue endurecido... Esto es, por Dios →Ro. 9.17-18. TM se endureció. Se sigue LXX.

 Abreviaturas