BTX IV

Acerca de la sangre

1 Habló YHVH a Moisés, diciendo:

2 Habla a Aarón, a sus hijos y a todos los hijos de Israel, y les dirás: Esta es la palabra que YHVH ha ordenado diciendo:

3 Cualquier hombre de la casa de Israel que degüelle en sacrificio un novillo, cordero o chivo dentro del campamento, o que lo inmole fuera del campamento, 4 y que no lo lleve a la entrada de la tienda de reunión para que la víctima sea presentada ante YHVH delante de la tienda de YHVH, al tal hombre le será imputada la sangre. Ha derramado sangre, y el tal hombre será cortado de en medio de su pueblo.

5 Los hijos de Israel, pues, llevarán las víctimas que solían sacrificar en el campo y las presentarán ante YHVH en la entrada de la tienda de reunión, al sacerdote, y allí las sacrificarán como sacrificios de las ofrendas de paz a YHVH. 6 El sacerdote rociará la sangre sobre el altar de YHVH, a la entrada de la tienda de reunión, y dejará consumir la grasa en olor que apacigua a YHVH. 7 Y nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras los cuales se prostituyen. Será estatuto perpetuo por sus generaciones.

8 Y les dirás: Cualquier hombre de la casa de Israel, o del extranjero que peregrina en medio de ellos, que haga subir holocausto o sacrificio, 9 y no lo haga llevar a la entrada de la tienda de reunión para ofrecerlo a YHVH, ese hombre será cortado de en medio de su pueblo. 10 Yo me enfrentaré contra aquella persona que coma cualquier clase de sangre, sea de la casa de Israel, o del extranjero que peregrina entre ellos. A la persona que coma sangre, la cortaré de en medio de su pueblo. 11 Porque la vida de la carne está en la sangre, y Yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas, pues la sangre expía por la vida. 12 Por eso digo a los hijos de Israel: Ninguno entre vosotros comerá sangre, ni ningún extranjero que peregrina entre vosotros comerá sangre.

13 Cualquier hombre de los hijos de Israel, o de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que cace animal o ave que pueda comerse, derramará su sangre y la cubrirá con tierra, 14 porque la vida de toda carne está en su sangre. Por eso digo a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre. Todo el que la coma será cortado. 15 Y cualquier persona, sea nativo o extranjero, que coma animal mortecino o despedazado por fiera, lavará sus vestidos y se bañará en agua, y será impura hasta la tarde: entonces quedará limpia. 16 Pero si no lava sus vestidos ni baña su cuerpo, cargará con su iniquidad.

 


17.3 Se inserta en sacrificio para suplir elipsis del original. 17.7 demonios... Heb. se’irim. Algunos lo traducen por sátiros, figura relacionada con la lascivia de la mitología grecorromana; será... TM añade esto. Se sigue LXX §194. 17.10 sangre... →Gn. 9.4; Lv. 7.26-27; 19.26; Dt. 12.16, 23; 15.23; Hch. 15.29. 17.11 sangre... →He. 9.22. TM añade él. Se sigue LXX §194. 17.14 carne... TM añade su vida. Se sigue LXX §194.

 Abreviaturas