BTX IV

Descontento

1 Pero aconteció que el pueblo comenzó a murmurar amargamente a oídos de YHVH. Y YHVH lo oyó y fue encendida su ira, y el fuego de YHVH, inflamado contra ellos, consumió un extremo del campamento. 2 Entonces el pueblo clamó a Moisés, y Moisés oró a YHVH, y el fuego se extinguió. 3 Y el nombre de aquel lugar fue llamado Taberá, porque el fuego de YHVH fue encendido contra ellos. 4 Y la chusma que iba en medio de ellos sintió otra vez un gran deseo, y también los hijos de Israel lloraron, y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne! 5 ¡Cómo nos acordamos del pescado que en Egipto comíamos de balde, de los pepinos, de los melones, de los puerros, de las cebollas y los ajos! 6 Pero ahora nuestra alma se reseca, pues nada ven nuestros ojos sino este maná.

7 Y el maná era como grano del culantro, y su aspecto como el aspecto del bedelio. 8 El pueblo se dispersaba para recogerlo y lo molían en molinos o lo machacaban en morteros, y lo cocinaban en ollas o hacían bollos con él, y su sabor era como el sabor del bollo de aceite.

9 Por la noche, cuando el rocío descendía sobre el campamento, el maná descendía con él.

10 Y oyó Moisés al pueblo, cómo familias enteras lloraban, cada cual a la entrada de su tienda. Y fue encendida grandemente la ira de YHVH, y también fue desagradable ante los ojos de Moisés. 

11 Entonces dijo Moisés a YHVH: ¿Por qué maltratas a tu esclavo? ¿Por qué no he hallado gracia ante tus ojos, para que hayas echado la carga de este pueblo sobre mí? 12 ¿Acaso concebí yo a todo este pueblo o lo engendré, para que me digas: Cárgalo en tu pecho, como una nodriza lleva al que mama, a la tierra que prometiste con juramento a sus padres? 13 ¿De dónde tengo yo carne para todo este pueblo? Pues lloran ante mí, diciendo: ¡Danos carne que comer! 14 No puedo yo solo soportar este pueblo, pues es demasiado pesado para mí. 15 Si hallé gracia ante tus ojos y así has de tratarme, ¡mátame del todo y no vea yo más tu mal!

 

Los setenta y dos profetas

16 Y YHVH dijo a Moisés: Reúneme a setenta varones de los ancianos de Israel, que tú conozcas como ancianos del pueblo, y a sus oficiales, y llévalos a la entrada de la tienda de reunión, y que permanezcan allí contigo. 17 Y Yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré el Espíritu que está sobre ti y lo pondré sobre ellos, para que soporten contigo la carga del pueblo y no la lleves tú solo.

18 Y dirás al pueblo: Santificaos para mañana, pues comeréis carne, ya que habéis llorado a oídos de YHVH, diciendo: ¡Quién nos diera a comer carne, pues nos iba mejor en Egipto! YHVH, pues, os dará carne, y comeréis. 19 No comeréis solo un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días, 20 sino hasta un mes entero, hasta que os salga por las narices y os provoque náuseas, por cuanto despreciasteis a YHVH, que está en medio de vosotros, y llorasteis ante Él diciendo: ¿Por qué salimos de Egipto?

21 Moisés respondió: Seiscientos mil de a pie es el pueblo en medio del cual estoy, y Tú dices: Les daré carne, y comerán un mes entero. 22 Si fuera degollado todo el rebaño y el ganado, ¿alcanzaría para ellos? Si todos los peces del mar fueran recogidos para ellos ¿les sería suficiente?

23 Y respondió YHVH a Moisés: ¿Acaso se ha acortado la mano de YHVH? ¡Ahora verás si se te cumple o no mi palabra!

24 Y salió Moisés y habló al pueblo las palabras de YHVH. Luego reunió a los setenta varones de los ancianos del pueblo y los hizo estar alrededor del tabernáculo. 

25 Y descendió YHVH en la nube y le habló. Y tomó el Espíritu que había sobre él y lo puso sobre los setenta ancianos, y el Espíritu reposó sobre ellos y profetizaban, pero no continuaron. 26 Pero fueron dejados en el campamento dos varones, uno de nombre Eldad y el segundo de nombre Medad. El Espíritu reposó también sobre ellos, pues figuraban entre los inscritos, y aunque no habían ido a la tienda, profetizaban en el campamento. 27 Y un joven corrió y dio aviso a Moisés, y dijo: ¡Eldad y Medad profetizan en el campamento!

28 Y tomando la palabra Josué ben Nun, uno de los jóvenes oficiales de Moisés, dijo: Moisés, señor mío, ¡detenlos! 29 Pero Moisés le dijo: ¿Tienes celos por causa mía? ¡Ojalá todo el pueblo de YHVH fuera profeta y YHVH pusiera su Espíritu sobre ellos! 30 Y volvió Moisés al campamento, él y los ancianos de Israel. 

 

Deseos desordenados

31 Entonces llegó un viento de YHVH que trajo codornices desde el mar, y las arrojó sobre el campamento, como un día de camino por una parte y un día de camino por la otra, a casi dos codos sobre la faz de la tierra. 32 Y el pueblo estuvo levantado todo el día, toda aquella noche y todo el día siguiente recogiendo codornices. Los que menos, recogieron diez homer, y las esparcieron alrededor del campamento. 33 Pero mientras la carne aún estaba entre sus dientes, antes que la masticaran, la ira de YHVH fue encendida contra el pueblo, y YHVH golpeó al pueblo con un azote muy grande. 34 Y el nombre de aquel lugar fue llamado Kibrot-Hatava, porque allí sepultaron a un pueblo con deseos desordenados. 35 Y de Kibrot-Hatava el pueblo partió para Haserot, y permaneció en Haserot.

 


11.3 Taberá... Esto es: ardor. 11.4 la chusma... Esto es, los egipcios que habían salido con Israel11.7 maná... →Ex. 16.31; bedelio... Mineral que, junto con el oro y el ónice, se encontraba en la tierra de Havila, Gn. 2.11,12 similar al color del maná cuando le daba el sol del desierto. En Gn. 2.12, LXX: ánthrax, una piedra preciosa color rojo oscuro. 11.9 maná... →Ex. 16.13-15. 11.11 de... TM añade todo. Se sigue LXX §194. 11.14 soportar... Esto es, no al pueblo, sino a su carga →v. 17; TM añade todo. Se sigue LXX §194. 11.15 del todo... TM añade te ruego. Se sigue LXX §194; tu mal... 2a enmienda de los Soferim§6; §8. 11.20 mes entero... Heb. jódesh yamím = mes-días; ¿Por qué... TM añade esto. Se sigue LXX §19411.25 ancianos... TM añade en cuanto. Se sigue LXX §194; Nótese: el Espíritu se manifestaba solo cuando era necesario →24.2. 11.26 Pero fueron dejados... TM: Y habían quedado. Se sigue LXX; Eldad... Esto es, Dios ha amado; Medad... Esto es, conducir cariñosamente. 11.31 dos codos... Es decir, volaban a una altura apropiada para poderlas cazar. 11.32 levantado todo el día... TM añade aquel mismo. Se sigue LXX §194. 11.34 Kibrot-Hataba... Esto es, sepulcros del anhelo.

 Abreviaturas