BTX IV

Jefté

1 Y Jefté, el galaadita, había sido fortalecido con poder, y era hijo de una ramera, y Galaad había engendrado a Jefté. 2 Pero la esposa de Galaad también le había dado hijos, y crecieron los hijos de la esposa, y fue expulsado Jefté, diciéndole: No heredarás en la casa de nuestro padre, porque tú eres hijo de otra mujer.

3 Huyó, pues, Jefté de la presencia de sus hermanos, y habitó en tierra de Tob. Y fueron agrupados alrededor de Jefté hombres ociosos que lo acompañaban en sus correrías. [[4]] 5 Y cuando los amonitas atacaron a Israel, los ancianos de Galaad fueron encaminados para buscar a Jefté en tierra de Tob, 6 y dijeron a Jefté: ¡Ven y serás nuestro jefe y lucharemos contra los hijos de Amón! 7 Pero Jefté contestó a los ancianos de Galaad: ¿No sois vosotros los que me aborrecisteis y me expulsasteis de la casa de mi padre? ¿Por qué pues venís ahora a mí cuando estáis en aprietos? 8 Entonces los ancianos de Galaad dijeron a Jefté: Por esto precisamente nos tornamos ahora a ti, para que vengas con nosotros y luches contra los hijos de Amón y nos sirvas por caudillo a todos los habitantes de Galaad. 9 Y Jefté dijo a los ancianos de Galaad: Si me hacéis volver para guerrear contra los hijos de Amón, y YHVH me los entrega, yo seré vuestro caudillo. 10 Y los ancianos de Galaad dijeron a Jefté: ¡YHVH sea testigo entre nosotros de que tal como has dicho, así hemos de hacer!

11 Y Jefté fue encaminado con los ancianos de Galaad y el pueblo lo proclamó como su jefe y caudillo. Y profirió Jefté todas sus promesas en presencia de YHVH, en Mizpa. 12 Luego envió Jefté mensajeros al rey de los hijos de Amón, diciendo: ¿Qué hay entre tú y yo, para que hayas venido contra mí a hacer guerra en mi tierra? 13 Y contestó el rey de los hijos de Amón a los mensajeros de Jefté: Porque cuando subía de Egipto, Israel se apoderó de mi territorio, desde el Arnón hasta el Jaboc y el Jordán. Ahora pues, devuélvelo en paz.

14 Jefté volvió nuevamente a enviar mensajeros al rey de los hijos de Amón,

15 y le dijo: Así dice Jefté: Nunca se apoderó Israel de la tierra de Moab ni de la tierra de los hijos de Amón, 16 porque cuando subió de Egipto, Israel fue encaminado por el desierto hasta el mar Rojo, y llegó a Cades. 17 E Israel envió mensajeros al rey de Edom, diciendo: Te ruego me permitas pasar por tu tierra. Pero el rey de Edom no consintió. Envió también al rey de Moab, y tampoco quiso, de modo que Israel permaneció en Cades. 18 Después, encaminado en el desierto, rodeó la tierra de Edom y la tierra de Moab, y llegó por el lado oriental de la tierra de Moab, y acampó al otro lado del Arnón. Pero no entraron por el territorio de Moab, porque el Arnón era el límite de Moab. 19 Entonces Israel envió mensajeros a Sehón, rey del amorreo, rey de Hesbón, para decirle: Te ruego que nos permitas pasar por tu tierra hasta mi lugar. 20 Pero Sehón no se fió de Israel para darle paso por su territorio, sino que reunió Sehón a todo su pueblo, y acamparon en Jaas, e hizo guerra contra Israel. 

21 Pero YHVH DIOS de Israel entregó a Sehón y a todo su pueblo en mano de Israel, y los derrotó. E Israel tomó posesión de toda la tierra del amorreo que habitaba en aquel país, 22 desde el Arnón hasta el Jaboc, y desde el desierto hasta el Jordán.

23 Y ahora que YHVH DIOS de Israel ha expulsado a los amorreos de delante de su pueblo Israel, ¿pretenderás tú desposeerlo? 24 ¿Acaso no desposees a quien Quemos, tu dios, ha expulsado a favor tuyo? Así nosotros desposeeremos a todo aquel que YHVH nuestro DIOS haya expulsado de delante de nosotros. 25 Y ahora, ¿vales tú más que Balac, hijo de Sipor, rey de Moab? ¿Tuvo él alguna disputa con Israel, o hizo guerra contra ellos?

26 Mientras Israel ha estado habitando por trescientos años en Hesbón y sus aldeas, en Aroer y sus aldeas, y en todas las ciudades que están a orillas del Arnón, ¿por qué no las habéis reclamado en ese tiempo? 27 Así que yo no he pecado contra ti, y tú haces mal conmigo al combatir contra mí. ¡YHVH, el Juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Amón!

28 Pero el rey de los amonitas no escuchó las palabras que Jefté le había enviado a decir. 29 Entonces el Espíritu de YHVH vino sobre Jefté, el cual atravesó Galaad y Manasés, pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad fue hacia los hijos de Amón. 30 E hizo Jefté un voto a YHVH, diciendo: Si en verdad pones a los hijos de Amón en mi mano, 31 será entonces que lo que salga a mi encuentro por las puertas de mi casa cuando vuelva en paz de los hijos de Amón, será para YHVH o lo ofreceré en holocausto.

32 Así pues, Jefté fue hacia los hijos de Amón para guerrear contra ellos, y YHVH los entregó en su mano. 33 Y les provocó una muy grande derrota desde Aroer hasta llegar a Minit, veinte villas, y hasta la vega de las viñas. Así fueron humillados los hijos de Amón ante los hijos de Israel. 34 Y Jefté volvió a su casa en Mizpa, ¡y he aquí su hija salía a recibirlo con panderos y danzas! Y ella era la sola, única suya. Fuera de ella no tenía ni hijo ni hija.

35 Y aconteció que, al verla, él se rasgó los vestidos y dijo: ¡Ay de mí, hija mía! Me has abatido por completo y tú eres causa de mi perturbación, pues abrí mi pico a YHVH y no podré retractarme.

36 A lo cual respondió: Padre mío, puesto que has abierto tu boca a YHVH, haz conmigo conforme profirió tu boca, ya que YHVH te ha vengado de tus enemigos, los hijos de Amón. 37 Le dijo además a su padre: Que se me haga esto: Déjame dos meses para que vaya y deambule por los montes y llore por mi virginidad junto con mis compañeras.

38 Él entonces dijo: Ve; y la dejó por dos meses. Ella, pues, encaminada con sus compañeras, lloró su virginidad por los montes.

39 Y sucedió que pasados los dos meses volvió a su padre, el cual cumplió con ella el voto que había hecho: ella nunca conoció varón. Y llegó a ser costumbre en Israel 40 que las doncellas de Israel fueran de año en año a endechar a la hija de Jefté, el galaadita, cuatro días al año.

 


 11.1 Jefté... Heb. Iftaj. Esto es: él abrirá. 11.4 TM añade Y andando el tiempo, aconteció que los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel. Se sigue LXX →§194. 11.7 de mi padre... LXX añade y me echasteis de vosotros. 11.13 en paz... LXX añade Y los mensajeros volvieron a Jefté. 11.17 Edom... →Nm. 20.14-21. 11.18 Moab... →Nm. 21.4. 11.21 amorreo... →Nm. 21.21-24. 11.22 TM añade De suerte que se posesionaron de todo el territorio del amorreo. Se sigue LXX →§194. 11.25 Balac... →Nm. 22.1-6. 11.31 lo que salga... El sujeto es neutro. Podía ser una persona (en cuyo caso sería para [dedicada a] YHVH) o un animal (en cuyo caso sería para ofrecerlo como holocausto). Es imposible suponer que se trata de un sacrificio humano, estrictamente prohibido por la ley mosaica (por cierto, bien conocida por Jefté) la cual específicamente proveía un rescate para tal eventualidad → Ex. 13.1-15; §40. 11.35 abrí mi pico... Hebraísmo que significa hablar apresuradamente; retractarme... →Nm. 30.2; Ec. 5.6.

 Abreviaturas