BTX IV

La conquista de Hai (continuación)

1 Cuando lo oyeron los reyes de los amorreos allende el Jordán, y los de la serranía, y los de la planicie, y los de toda la costa del mar Grande, y los que están frente al Líbano; es decir, los heteos y los cananeos y los ferezeos y los heveos y los amorreos y los gergeseos y los jebuseos, 2 se reunieron bajo un solo mando en el mismo lugar para luchar contra Josué e Israel. 

8.30 Entonces construyó Josué un altar a YHVH DIOS de Israel en el monte Ebal, 31 tal como Moisés, esclavo de YHVH, había ordenado a los hijos de Israel, según está escrito en el rollo de la ley de Moisés: un altar de piedra bruta sobre la que ningún hombre había alzado cincel alguno, y ofrecieron sobre él holocaustos a YHVH, y sacrificaron ofrendas de paz. 32 Y él escribió allí sobre las piedras una copia de la ley de Moisés, la cual había escrito en presencia de los hijos de Israel.

33 Y todo Israel, y sus ancianos, y procuradores y jueces, estaban de pie a ambos lados del arca, ante los sacerdotes y levitas que cargaban el arca del pacto de YHVH. Tanto extranjeros como naturales, la mitad estaba frente al monte Gerizim, y la otra mitad frente al monte Ebal, tal como Moisés, esclavo de YHVH, había ordenado la primera vez, para que bendijeran al pueblo de Israel.

34 Después de esto, leyó todas las palabras de la ley: la bendición y la maldición, conforme a todo lo que está escrito en el rollo de la ley. 35 No hubo palabra de todo lo que ordenó Moisés, que Josué no leyera frente a toda la congregación de Israel, tanto a mujeres como a pequeños, y al extranjero que andaba en medio de ellos.

 

Engaño de los gabaonitas 

9.3 Pero cuando los habitantes de Gabaón oyeron lo que Josué había hecho a Jericó y a Hai, 4 ellos, al contrario, procedieron astutamente y fueron como embajadores, poniendo sobre sus asnos costales y odres de vino, viejos, rotos y remendados, 5 y sandalias viejas y recosidas en los pies, con vestidos viejos sobre sí, y el pan de su provisión seco y mohoso. 6 Y se presentaron ante Josué en el campamento de Israel en Gilgal. Y dijeron a Josué y a Israel: Venimos de una tierra lejana. Haced ahora un pacto con nosotros.

7 Pero los israelitas respondieron a aquellos heveos: Vosotros no habitáis entre nosotros, ¿cómo haremos un pacto con vosotros? 8 Y dijeron a Josué: Somos siervos tuyos. Entonces Josué les dijo: ¿Quiénes sois vosotros? ¿De dónde venís? 9 Y ellos dijeron: De una tierra lejana tus siervos han venido por causa del Nombre de YHVH tu DIOS, pues hemos oído su fama y cuánto hizo en Egipto, 10 y cuánto hizo a los reyes de los amorreos allende el Jordán: a Sehón rey de Hesbón, y Og rey de Basán, que habitaba en Astarot. 11 Por lo cual nuestros ancianos y todos los moradores de nuestra tierra nos hablaron, diciendo: Tomad en vuestras manos provisión para el camino, y sed encaminados a su encuentro y decidles: Nosotros somos vuestros siervos, concertad ahora un pacto con nosotros. 12 Este pan estaba caliente cuando lo tomamos como provisión para el camino el día que salimos para venir a vosotros, pero ahora está seco y mohoso. 13 Y estos odres de vino los llenamos nuevos, y helos aquí rotos, y nuestros vestidos y nuestro calzado desgastados por lo largo del camino.

14 Entonces los varones tomaron de sus provisiones sin consultar a YHVH. 15 Y Josué hizo paz con ellos, e hizo un pacto con ellos para dejarlos vivir, y los jefes de la asamblea les hicieron juramento.

16 Y sucedió que al cabo de tres días después de haber hecho el pacto con ellos, oyeron decir que eran sus vecinos, y que habitaban en medio de ellos. 17 Y partieron los hijos de Israel y fueron a sus ciudades. Y sus ciudades eran Gabaón, Cafira, Beerot y Quiriat-Jearim. 18 Y los hijos de Israel no los hirieron porque los jefes les habían hecho juramento por YHVH, DIOS de Israel. Y toda la asamblea murmuró contra los jefes, 19 pero los jefes respondieron a toda la asamblea: Hemos jurado por YHVH, DIOS de Israel, por tanto, ahora no los podemos tocar. 20 Esto haremos: dejarlos vivir, para que no recaiga sobre nosotros la ira a causa del juramento que les hicimos. 21 Vivirán para ser leñadores y aguadores para toda la asamblea, según les habían dicho los jefes.

22 Y los llamó Josué y les habló: ¿Por qué me habéis engañado, diciendo: Habitamos muy lejos de vosotros, aunque habitáis en medio de nosotros? 23 Ahora, pues, malditos sois, y nunca dejaréis de ser esclavos, leñadores y aguadores para la Casa de mi DIOS. 24 Y respondiendo a Josué, le dijeron: Se nos informó detalladamente que YHVH tu DIOS había ordenado a su esclavo Moisés que os diera esta tierra y destruyera a todos los habitantes de esta tierra ante vosotros, y fuimos atemorizados en gran manera respecto a nuestras vidas a causa de vosotros, y hemos hecho esto. 25 Ahora, pues, estamos en tu mano. Haz con nosotros como te parezca bien y justo. 26 Y él lo hizo así, y los libró de la mano de los hijos de Israel para que no los mataran.

27 Y aquel día Josué los designó como leñadores y aguadores para la asamblea y para el altar de YHVH hasta el día de hoy, en el lugar que Él habría de escoger.

 


9.1 Se sigue LXX, allende... Es decir, en este caso se refiere al lado occidental del Jordán. 9.1-3 Secuencia →§163. 8.31 Se inserta cincel para suplir elipsis del original →Ex. 20.25. 8.32 →Dt. 27.2-8. 8.35 →Dt. 11.29; 27.11-14. 9.3 Gabaón... Ciudad perteneciente a los heveos. 9.7 →Ex. 23.32; 34.12; Dt. 7.2. 9.10 Se inserta habitaba para suplir elipsis del original →Nm. 21.21-35.

 Abreviaturas