BTX IV

Los dioses de las naciones

¡Oíd la palabra que os dice YHVH, oh casa de Israel!

Así dice YHVH: No aprendáis el camino de las naciones,

Ni os turbéis por las señales de los cielos,

Aunque los gentiles se turben por ellas.

Porque las costumbres de los pueblos son vanidad:

Pues se corta un árbol del bosque,

La mano de artífice los labra con cincel, 

Los adorna con plata y oro,

Los sujeta con clavos y martillos, para que no se tambaleen.

5a Los coloca para que no se muevan, y no andan.

Ciertamente tienen que ser cargados porque no pueden andar.

[[6-8]]

Es plata laminada traída de Tarsis, 

El oro viene de Ufaz, labrado por el artífice,

De azul y de púrpura es su vestido:

Todo ello hechura de hábil artesano.

5b No tengáis temor de ellos, pues no pueden hacer el mal,

Ni tienen poder para hacer el bien.

[[10]]

11 Les diréis así:    

Los dioses que no hicieron los Cielos ni la Tierra

Perecerán de sobre la tierra y de debajo de los Cielos.

12 Él es quien hizo la tierra con su poder,

El que reparó el mundo con su sabiduría,

Y extendió los cielos con su inteligencia.

13 Cuando alza su voz, hay un tumulto de aguas en los cielos,

Y eleva los vapores de los extremos de la tierra.

Hace los relámpagos para la lluvia,

Y saca de sus tesoros el viento.

14 El hombre que no sabe esto es necio.

Será avergonzado como el fundidor en su misma escultura,

Porque sus imágenes de fundición son mentira, y no hay hálito en ellas.

15 Obras vanas y ridículas,

Que perecerán en el tiempo de su visitación.

16 La porción de Jacob no se parece a ellas,

Porque Él es el Hacedor de todas las cosas,

E Israel es la tribu de su heredad.

¡YHVH Sebaot es su nombre!

 

Asolamiento de Judá

17 ¡Recoge de tu tierra tu bagaje,

Oh tú que habitas dentro del asedio!

18 Porque así dice YHVH:

He aquí esta vez arrojaré con una honda a los habitantes del país,

Y los afligiré, para que lo sientan.

19 ¡Ay de mí, a causa de mi quebranto!

¡Mi herida es incurable!

Pero dije: ¡Ciertamente esta es mi aflicción, y debo soportarla!

20 Mi tienda ha sido destruida,

Y todas mis cuerdas están rotas:

Mis hijos me han abandonado y no existen.

Ya no hay quien plante mi tienda,

Ni quien alce mis cortinas.

21 Ciertamente los pastores fueron necios,

No buscaron a YHVH,

Por eso no prosperan,

Y todo su rebaño anda disperso.

22 ¡Oyese un rumor!

¡He aquí, un gran tumulto viene de la tierra del norte,

Para tornar las ciudades de Judá en asolación y en cubil de chacales!

23 Oh YHVH, yo sé que no es del hombre su camino,

Que no es del hombre que camina el dirigir sus propios pasos.

24 Corrígeme, oh YHVH, con medida,

No en tu ira, no sea que me aniquiles.

25 Derrama tu ira sobre los pueblos que no te conocen,

Sobre las naciones que no invocan tu Nombre,

Porque han devorado a Jacob,

Sí, lo han devorado y consumido,

Y han asolado su morada.

 


10.5 Los coloca... Esto es, a los ídolos. 10.5-10 En esta porción es prácticamente imposible reconstruir una secuencia lógica que no sea aquella que registra la LXX: 3, 4, 5a, 9, 5b, 11. 10.6-8 TM añade versículos §229; Se sigue LXX →§194. 10.9 púrpura... Gama desde el rojo brillante hasta el violeta intenso; se inserta artesano para suplir elipsis del original. 10.10 LXX omite v. §194; §229. 10.11-16. Entre todas las profecías de Jeremías, es notable destacar que precisamente esta no está escrita en hebreo sino en arameo, por cuanto es un mensaje dirigido a los gentiles y a sus dioses por el Dios de Israel, el único Dios. Asimismo, las porciones del libro de Daniel dirigidas a los gentiles están en arameo, mientras que las concernientes a Israel están en hebreo. 10.13 vapores... Esto es, la condensación que forma las nubes. 10.15 ridículas...Lit. obra de burlas. 

 Abreviaturas