BTX IV

Profecía de Micaías contra Acab 

1 Josafat tenía riquezas y honores en abundancia, pero emparentó con Acab. 2 Al cabo de unos años bajó a Samaria para visitar a Acab, y Acab hizo degollar numerosas ovejas y bueyes para él y la gente que lo acompañaba, y lo incitó a subir contra Ramot de Galaad. 3 Y Acab rey de Israel dijo a Josafat rey de Judá: ¿Irás conmigo contra Ramot de Galaad? Y él respondió: Yo soy como tú, y mi pueblo como tu pueblo: ¡Contigo a la guerra! 4 Pero Josafat dijo al rey de Israel: Te ruego que consultes a YHVH. 

5 Entonces el rey de Israel convocó a los profetas, unos cuatrocientos hombres, y les preguntó: ¿Iremos a la guerra contra Ramot de Galaad o desistiré? Y ellos respondieron: Sube, porque Ha-Elohim la entregará en mano del rey. 6 Pero Josafat preguntó: ¿No habrá aquí además algún profeta de YHVH, para que consultemos por medio de él? 7 Y el rey de Israel respondió a Josafat: Todavía queda un hombre por medio del cual podemos consultar a YHVH, pero yo lo aborrezco, porque nunca me profetiza para bien, sino siempre para mal. Es Micaías ben Imla. Y dijo Josafat: No hable así el rey. 

8 Entonces el rey de Israel llamó a cierto eunuco, y le dijo: ¡Trae pronto a Micaías ben Imla! 9 Y el rey de Israel y Josafat, rey de Judá estaban sentados cada uno en su trono, vestidos con atavíos reales, y sentados en una plazoleta a la entrada de la puerta de Samaria, y todos los profetas profetizaban ante ellos. 10 Y Sedequías ben Quenaana se había hecho unos cuernos de hierro, y decía: Así dice YHVH: ¡Con estos acornearás a los sirios hasta consumirlos! 11 Y todos los profetas profetizaban así, diciendo: ¡Sube a Ramot de Galaad y triunfa, pues YHVH la entregó en mano del rey! 

12 Y el mensajero que había ido a llamar a Micaías, le habló diciendo: He aquí que las palabras de los profetas declaran a una voz cosas buenas al rey. Sea, pues, tu palabra como la de cada uno de ellos, y predice cosa buena. 13 Pero Micaías replicó: Vive YHVH que lo que mi Elohim indique, eso hablaré. 14 Y cuando llegó al rey, el rey le preguntó: Micaías, ¿iremos a la guerra contra Ramot de Galaad, o desistiré? Y le respondió: Subid y prosperad, pues serán entregados en vuestra mano. 15 Pero el rey le dijo: ¿Cuántas veces he de hacerte jurar que no me digas sino la verdad en nombre de YHVH? 16 Entonces respondió: Vi a todo Israel esparcido por los montes como ovejas sin pastor, y a YHVH que decía: Estos no tienen amo. Retorne cada cual a su casa en paz. 17 Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te dije que este nunca profetiza lo bueno acerca de mí, sino lo malo? 

18 Entonces él dijo: Por eso, oíd la palabra de YHVH: Vi a YHVH sentado en su trono, y todo el ejército de los Cielos estaba a su diestra y a su siniestra. 19 Y decía YHVH: ¿Quién inducirá a Acab rey de Israel para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno esto y otro decía aquello, 

20 hasta que salió un espíritu que se puso delante de YHVH y dijo: Yo lo induciré. Y le dijo YHVH: ¿De qué modo? 21 Le respondió: Saldré y seré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas. Y Él dijo: Lo inducirás y ciertamente prevalecerás. ¡Vé y hazlo! 22 Y ahora, he aquí YHVH ha puesto un espíritu de mentira en la boca de estos, tus profetas, pues YHVH ha decretado el mal contra ti. 

23 Entonces Sedequías ben Quenaana se acercó y golpeó a Micaías en la mejilla, y dijo: ¿Por qué camino pasó de mí el Espíritu de YHVH para hablarte a ti? 24 Y Micaías respondió: He aquí, ¿no lo verás en aquel día cuando vayas escondiéndote de aposento en aposento? 25 Entonces el rey de Israel dijo: Tomad a Micaías y hacedlo volver a Amón, gobernador de la ciudad, y a Joás, hijo del rey, 26 y decidles: Así ha dicho el rey: Meted a este en la cárcel y dadle pan y agua de aflicción hasta que yo vuelva en paz. 27 Entonces dijo Micaías: ¡Si vuelves en paz, YHVH no habló por mí!, y agregó: ¡Oídlo pueblos todos! 

28 Así, el rey de Israel subió con Josafat rey de Judá contra Ramot de Galaad. 29 Y el rey de Israel dijo a Josafat: Me disfrazaré y entraré en la batalla, pero tú ponte tus atavíos reales. Y el rey de Israel se disfrazó, y entraron en la batalla. 30 Pero el rey de Siria había ordenado a los capitanes de sus carros diciendo: No luchéis contra pequeño ni contra grande, sino sólo contra el rey de Israel. 

31 Cuando, pues, los capitanes de los carros vieron a Josafat, dijeron: ¡Ése es el rey de Israel! Así que lo rodearon para luchar, pero Josafat clamó, y YHVH lo ayudó. Elohim los desvió de él, 32 porque sucedió que cuando los capitanes de los carros vieron que no era el rey de Israel, dejaron de perseguirlo. 33 Y un hombre tiró con el arco a la ventura, e hirió al rey de Israel entre las junturas de la armadura, por lo que dijo al auriga: ¡Vuelve tu mano y sácame del campo, que estoy herido! 34 Pero la batalla arreció aquel día, por lo cual el rey de Israel fue sostenido en su carro frente a los sirios hasta la tarde, pero murió al ponerse el sol. 

 


18.4 consultes... TM añade la palabra. Se sigue LXX →§194. 18.18 él... Esto es, Micaías. 18.27 y agregó... Lit. y dijo. 18.33 Vuelve tu mano... Expresión que refiere la acción de tirar de las riendas para girar el carro y emprender la huida. 18.34 al... Lit. en el tiempo de.

 Abreviaturas