BTX IV

Si diez es el número que marca la perfección del orden divino, entonces once como adición a ello, subvierte y deshace ese orden. Y, si doce es el número que marca la perfección del gobierno divino, entonces once se queda corto y no llega. Así, el numero 11, siendo 10 + 1, o 12 - 1, es clara expresión de desorden, desorganización, imperfección y desintegración.

  • Once eran los jefes de Edom (Gn. 36.40-43) y aunque cercanamente relacionada a Israel, Edom era diferente en orden y gobierno, existiendo un amargo odio entre ellos (La gematría de jefe es múltiplo de 13). 
  • Once hijos de Jacob simbolizan la desintegración y desorganización en una familia acerca de la cual se dijo: Uno no es
  • Once jornadas había desde Horeb hasta Cades Barnea (Dt. 1.2). Una jornada más hubiera llevado a Israel a la total administración de todas las leyes maravillosas que Dios les había dado.
  • 11 x 42 son los factores que componen la gematría del trinomio Elí - Ofni - Finees (462), los cuales hablan del desorden de la casa del sacerdote y de la desintegración de Israel.
  • Once años había reinado Joacim cuando Nabucodonosor comenzó su obra de desintegración de Jerusalén (2R. 23.36).
  • Once años había reinado Sedequías cuando Nabucodonosor finalizó el dominio de Israel en Jerusalén (2Cr. 36.11), porque en el 11.° año se abrió brecha en el muro de la ciudad (Jer. 39.2).
  • El 11.º año en que Ezequiel profetizó contra Tiro (Ez. 26.1), y contra Egipto (30.20; 31.1), era el 11.º año de Sedequías, en que se abrió brecha en Jerusalén. Esta triple repetición sirve como advertencia de que Tiro y Egipto llegarían a ser quebrantadas como lo fue Jerusalén.
  • La 11.ª hora (Mt. 20.6, 9) es proverbial al ser contraria tanto a lo que es correcto en orden y arreglo.
  • La existencia terrenal del Mesías fue de aproximadamente 33 años (11 x 3), luego su vida fue quitada... y aún no vemos que todas las cosas le sean sujetas (Dn. 9.26; He. 2.8).
  • El número 1100 ocurre solo 2 veces, y refiriendo tiempos de una administración defectuosa y desorganizada, en que no había rey en Israel (y) cada uno hacía lo que bien le parecía (Jue. 16.5; 17.2; 21.25).
  • Los once apóstoles testifican de esta desintegración, cuando el pastor fue herido y ellos dispersados (Zac. 13.7), aún en medio de los doce (Hch. 2.14).