BTX IV

Abominaciones (continuación)

1 En aquel tiempo, dice YHVH, sacarán de sus sepulcros los huesos de los reyes de Judá, los huesos de sus príncipes, los huesos de los sacerdotes, los huesos de los profetas y los huesos de los moradores de Jerusalén, 2 y los esparcirán ante el sol, ante la luna y ante todo el ejército de los cielos, a quienes aman y rinden culto, a quienes siguen y consultan, y ante quienes se postran. No serán recogidos ni sepultados; quedarán como estiércol sobre la faz de la tierra. 3 Y el remanente que quede de toda esta perversa familia preferirá la muerte antes que la vida en todos los lugares a donde Yo habré arrojado a los que queden. 4 Y les dirás: Así dice YHVH:

El que cae, ¿no se levanta?

El que se desvía, ¿no se devuelve?

¿Por qué apostata este pueblo?

¿Es Jerusalén apóstata perpetua?

Se aferran al engaño, 

Rehúsan volver.

He estado atento y he escuchado:

No hablan rectamente,

No hay quien se arrepienta de su maldad, y diga: ¿Qué he hecho?

Cada cual se vuelve a su carrera,

Como corcel desbordado en la batalla.

Aun la cigüeña en los cielos conoce sus tiempos;

La tórtola, la golondrina y la grulla guardan la época de su migración,

Pero mi pueblo no conoce la justicia de YHVH.

 

Levadura en la harina

¿Cómo podéis decir:

Somos sabios, la ley de YHVH está con nosotros?

¡La pluma engañosa del escriba la ha convertido en mentira!

Los sabios están avergonzados,

Turbados y atrapados: Rechazaron con desprecio la palabra de YHVH,

¿Qué sabiduría, pues, podrá haber en ellos?

10 Por tanto daré a otros sus mujeres,

Y sus campos a otros herederos, 

[[10b-13a]]

13b No habrá racimos en la vid ni higos en la higuera,

Hasta las hojas se habrán marchitado,

Y lo que les di pasará de ellos.

14 ¿Qué hacemos aquí sentados?

Reunámonos y entremos en las ciudades fortificadas,

Y perezcamos allí porque YHVH nuestro Elohim nos deja morir,

Nos ha dado a beber agua envenenada,

Porque hemos pecado contra YHVH.

15 Esperábamos la paz, y no hubo bien alguno;

Tiempo de sanidad, y he aquí el terror.

16 Desde Dan se oye el resoplar de los caballos;

Al estruendo del relincho de sus fuertes se estremece la tierra.

Llegan y devoran la tierra con sus habitantes y la ciudad con sus vecinos.

17 Yo envío contra vosotros serpientes venenosas,

Contra las que no valdrá el encantamiento,

Y os morderán mortalmente.

 

Aflicciones del profeta

18 Aunque tenga consuelo en la aflicción,

Mi corazón desfallece,

19 Al oír el lamento de la hija de mi pueblo desde una tierra lejana:

¿No está YHVH en Sión?

¿No está en ella su Rey?

¿Por qué me habéis provocado con imágenes esculpidas y vanidades extrañas?

20 Pasó la siega, se acabó el verano,

Y nosotros no hemos sido salvados.

21 Por la llaga de la hija de mi pueblo estoy quebrantado,

Atenazado de espanto, me he oscurecido, 

22 ¿No hay bálsamo en Galaad?

¿No hay médicos allí?

¿Por qué, entonces, no se cierran las heridas de la hija de mi pueblo?

 


8.3 queden...TM añade dice YHVH Sebaot. Se sigue LXX →§194. 8.7 conoce sus tiempos... Esto es, el tiempo de sus migraciones. 8.8 la pluma engañosa del escriba... Refiere la práctica de registrar interpretaciones basadas en tradiciones con el propósito de darles autoridad bíblica y realizar cambios deliberados en la Escritura Sagrada →§216; Se sigue LXX →§194. 8.10b -13a TM añade vv. →§229; Se sigue LXX →§194. 8.16 sus fuertes... Es decir, corceles; llegan... Esto es, los enemigos. 8.17 mortalmente... TM añade dice YHVH. Se sigue LXX →§194. 8.18 desfallece... TM añade dentro de mí. Se sigue LXX →§194. 8.21 me he oscurecido... Figura de dicción que alude a personas que hacen duelo, las cuales, por su aspecto (descuidado) y por las ropas que usan (generalmente de color negro), parecen haberse oscurecido.

 Abreviaturas