BTX IV

El siervo y Rebeca

1 Y era Abraham anciano, entrado en días, y Adonai había bendecido a Abraham en todo. 2 Y dijo Abraham a su siervo, el más antiguo de su casa, el cual gobernaba todo lo que tenía: Pon tu mano bajo mi muslo, 3 y te haré jurar por Adonai, Elohim de los Cielos y Elohim de la Tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales habito, 4 sino que irás a mi tierra en la que nací y a mi tribu, y tomarás de allí mujer para mi hijo Isaac. 5 Y el siervo le dijo: Quizá esa mujer no consienta en venir detrás de mí a esta tierra. ¿He de hacer volver a tu hijo a la tierra de donde saliste?

6 Pero Abraham le dijo: Guárdate de no hacer volver a mi hijo allá. 7 Adonai, Elohim de los Cielos y Elohim de la Tierra, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi parentela, y me habló y me juró diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, Él mismo enviará su Ángel delante de ti y de allá tomarás mujer para mi hijo Isaac. 8 Y si la mujer no quiere acompañarte hasta esta tierra, quedarás desligado de este, mi juramento. 9 Y puso el siervo su mano bajo el muslo de su señor Abraham y le juró sobre este asunto.

10 Y tomó el siervo diez camellos de entre los camellos de su señor, y una porción de todos los bienes de su señor, y fue encaminado a Aram Naharayim, a la ciudad de Nacor. 11 Y en las afueras de la ciudad, hizo arrodillar a los camellos junto al pozo del agua, hacia el atardecer, cuando salen las aguadoras. 12 Y dijo: ¡Oh Adonai, Elohim de mi señor Abraham, haz que hoy me suceda! ¡Haz misericordia a mi señor Abraham! 13 He aquí, yo estoy junto a la fuente del agua, y las hijas de los que habitan la ciudad salen a sacar agua. 14 Sea, pues, que la virgen a quien yo diga: Inclina tu cántaro y beberé, y me responda: Bebe, y también abrevaré tus camellos, ésa sea la que designaste para tu siervo Isaac, y por ella sabré que has tenido misericordia de mi señor Abraham. 

15 Y aconteció que antes que él acabara de hablar para sus adentros, he aquí Rebeca, la cual le había nacido a Betuel, hijo de Milca, mujer de Nacor, hermano de Abraham, iba llegando con su cántaro al hombro. 16 Y la muchacha era muy hermosa, virgen, a la que ningún varón había conocido. Y descendiendo a la fuente, llenó su cántaro y subió. 17 Y el siervo se apresuró a su encuentro, y le dijo: Dame de beber un poco de agua de tu cántaro. 18 Y dijo: Bebe, señor. Y se apresuró y bajó su cántaro sobre su mano y le dio de beber. 19 Y dijo: También sacaré para tus camellos hasta que acaben de beber. 20 Y se apresuró y vació su cántaro en el abrevadero, y corrió otra vez al pozo para sacar agua y sacó para todos sus camellos. 21 Y el hombre, fijando la vista en ella, callaba, para saber si Adonai había prosperado o no su camino.

22 Y aconteció que cuando todos los camellos acabaron de beber, tomó el hombre un arete de oro que pesaba medio siclo, y dos brazaletes de oro que pesaban diez, 23 y le preguntó: ¿De quién eres hija? ¿Acaso hay lugar en casa de tu padre para nosotros pernoctar? 24 Y ella le dijo: Yo soy hija de Betuel, el hijo de Milca que dio a luz a Nacor. 25 Y añadió: También hay en nuestra casa paja, también mucho forraje, también lugar para pernoctar.

26 El hombre hizo reverencia y se postró ante Adonai, 27 y dijo: Bendito sea Adonai, Elohim de mi señor Abraham, que no apartó su misericordia y su fidelidad hacia mi señor, y puesto yo en camino, Adonai me guió a casa de los hermanos de mi señor.

28 La joven echó a correr y refirió estas cosas en casa de su madre. 29 Tenía Rebeca un hermano llamado Labán, el cual corrió afuera hacia el que estaba junto a la fuente. 30 Y sucedió que al ver el arete y los brazaletes en las muñecas de su hermana, y oír las palabras de su hermana Rebeca diciendo, así me habló el hombre, se acercó a este (quien, por cierto, permanecía con los camellos junto a la fuente) 31 y le dijo: ¡Bendito sea Adonai! ¡Ven, entra! ¿Por qué te quedas afuera? He preparado la casa y el lugar para los camellos.

32 Entró el hombre en la casa, y él desaparejó los camellos y les dio paja y forraje a los camellos. También le dio agua para lavar sus pies y los pies de los hombres que estaban con él. 33 Y le fue preparado para comer, pero dijo: No comeré hasta que hable de mis asuntos. Y dijo: ¡Habla! 34 Dijo: Yo soy siervo de Abraham, 35 y Adonai ha bendecido mucho a mi señor, y lo ha engrandecido, pues le ha dado ovejas y vacadas, plata y oro, siervos y siervas, y camellos y asnos. 36 Y Sara, mujer de mi señor, parió un hijo a mi señor en su vejez, a quien dio todo lo que poseía. 37 Y mi señor me ha juramentado, diciendo: No tomarás para mi hijo mujer de las hijas del cananeo, en cuya tierra habito, 38 sino que irás a casa de mi padre, a mi tribu, y tomarás mujer para mi hijo. 39 Pero dije a mi señor: Quizá la mujer no quiera seguirme. 40 Y me contestó: Adonai, a quien he complacido, Él mismo enviará a su Ángel contigo y prosperará tu camino, y tomarás mujer para mi hijo de entre mi tribu y de la casa de mi padre. 41 Y cuando hayas llegado a mi familia quedarás desligado de mi juramento. Así que, si no quieren dártela, habrás quedado libre de mi juramento.

42 Así, pues, llegué hoy a la fuente y dije: Adonai, Elohim de mi señor Abraham, si está en Ti prosperar mi camino por el cual yo ando, 43 heme aquí de pie junto a la fuente del agua, mientras las hijas de los hombres de la ciudad salen a buscar agua. Sea, pues, que la virgen que salga a sacar agua, a quien yo le diga: Dame de beber un poco de agua de tu cántaro, 44 y me diga: Bebe tú, y sacaré para tus camellos, sea esta la mujer que ha destinado Adonai para su siervo Isaac, y en esto conoceré que has tenido misericordia para con mi señor Abraham.

45 Y sucedió que antes que terminara de hablar para mis adentros, he aquí Rebeca salía con su cántaro al hombro descendiendo a la fuente. Cuando sacó agua, entonces le dije: Dame de beber. 46 Y se apresuró y bajó su cántaro, y respondió: Bebe tú, y abrevaré también a tus camellos. Y bebí, y ella abrevó los camellos. 47 Y le pregunté diciendo: ¿De quién eres hija? Y respondió: Soy hija de Betuel, el hijo de Nacor que le parió Milca. Entonces le puse el arete en la nariz y los brazaletes en sus muñecas. 48 E hice reverencia y me postré ante Adonai y bendije a Adonai, Elohim de mi señor Abraham, que me había encaminado por camino recto a fin de tomar a la hija del hermano de mi señor para su hijo.

49 Ahora, pues, si está en vosotros que hagáis misericordia y verdad con mi señor, declarádmelo, y si no, declarádmelo, y me encaminaré a derecha o a izquierda. 

50 Y respondiendo Labán y Betuel, dijeron: De parte de Adonai ha salido el asunto, no podemos devolverte mal por bien. 51 Ahí está Rebeca ante ti, tómala y vete, y sea la mujer del hijo de tu señor, conforme habló Adonai.

52 Cuando el siervo de Abraham oyó sus palabras, se postró en tierra ante Adonai. 53 Después sacó el siervo alhajas de plata y objetos de oro, y vestidos, y se los dio a Rebeca. También dio valiosos regalos a su hermano y a su madre.

54 Después comieron y bebieron, él y los que lo acompañaban, y pasaron la noche. Levantándose de mañana, dijo: Enviadme a mi señor. 55 A lo cual dijo el hermano de ella y su madre: Quede la virgen con nosotros unos diez días, y después partirá. 56 Pero él les dijo: No me retraséis, pues Adonai ha hecho prosperar mi camino. Enviadme y podré ir a mi señor. 57 Y dijeron ellos: Llamemos a la doncella y preguntémosle de su propia boca. 58 Llamaron a Rebeca y le dijeron: ¿Irás tú con este hombre? Ella respondió: Iré. 59 Despidieron entonces a su hermana Rebeca, a su nodriza, y al siervo de Abraham con sus acompañantes.

60 Y bendijeron a Rebeca su hermana con estas palabras:

¡Hermana nuestra eres! 

¡Conviértete en miles de millares, 

Y posean tus descendientes la puerta de sus enemigos!

61 Y levantándose Rebeca con sus doncellas, montaron sobre los camellos y fueron encaminadas con el hombre. El siervo tomó a Rebeca y partió 62 en tanto que Isaac regresaba de una ida al pozo de Lajai-Roi, pues él habitaba en la región del Néguev. 

63 Isaac salió al atardecer a deambular al campo, y alzando sus ojos, vio unos camellos que venían. 64 Rebeca alzó sus ojos, vio a Isaac, y apeándose del camello, 65 dijo al siervo: ¿Quién es ese varón que viene por el campo a nuestro encuentro? El siervo dijo: Es mi señor. Entonces ella tomó el velo y se cubrió.

66 Y el siervo le contó a Isaac todas las cosas que había hecho. 67 E Isaac la llevó a la tienda de su madre y tomó a Rebeca por mujer, y la amó. E Isaac fue consolado por lo de su madre.

 


24.2 Pon... TM añade ahora  Se sigue LXX →§194; muslo... §198. 24.8 quedarás desligado... Lit. serás inocente; mi juramento... TM añade pero no hagas volver a mi hijo allá. Se sigue LXX →§194. 24.10 Aram Naharayim... Alta Mesopotamia, entre el Tigris y el Éufrates. Se sigue LXX →§194. 24.12 Adonai... TM: YHVH§34. Se sigue LXX →§194. 24.14 virgen... Gr. parthénos. TM: doncella . Se sigue LXX →Is. 7.14; §217; inclina... TM añade te ruego. Se sigue LXX →§194. 24.15 adentros... PS: en su corazón. Se sigue LXX. 24.16 muchacha... LXX: parthénos = virgen. 24.21 callaba... Heb. mishta´eh = contemplar quedándose maravillado. 24.22 siclo... O bega, antigua moneda israelí de unos 5,7 gr. 24.25 también... En el hebreo, este es el primero de los doce casos donde la palabra también se registra tres veces en un mismo v., siendo los otros →32.19; 43.8, Ex. 4.10, 12.32, Jue. 8.22, 1S. 28.6, 1Cr. 11.2, Ec. 9.6, Is. 48.8, Jer. 12.6; 23.11 (aunque esta característica puede no ser reflejada en la traducción). 24.29 Labán... Esto es, blanco. 24.41 quedarás desligado... Lit. serás inocente. 24.43 virgen... Gr. parthénos. TM registra doncella. Se sigue LXX →Is. 7.14; §217. 24.43-44 Se sigue LXX. 24.45 Y sucedió... TM omite sucedió; Dame... TM añade te ruego. Se sigue LXX → §194. 24.48 hija... Aquí Rebeca es llamada hija, aunque era la nieta de Nacor, el hermano de Abraham. 24.55 virgen... Gr. parthénos. Se sigue LXX →Is. 7.14; §217. 24.62 en tanto... La relación entre los verbos vayelej (y partió) y ba (regresaba), al final del v. 61 y principio v. 62, respectivamente, enfatiza acciones simultáneas. Prob. tipo que refiere la reunión de la Iglesia con el Señor →2 Te. 2.1; Lajai-Roí... Esto es, el Viviente que me ve.

 Abreviaturas