BTX IV

Pasur

1 Pasur ben Imer, sacerdote que presidía como príncipal en la Casa de YHVH, oyó a Jeremías profetizar estas cosas. 2 Y Pasur hizo azotar al profeta Jeremías y lo puso en el cepo que estaba en la puerta alta de Benjamín, la cual conducía a la Casa de YHVH. 3 Pasur sacó a Jeremías del cepo; y Jeremías le dijo: YHVH no te llama con el nombre de Pasur, sino Magor-Missabib. 4 Porque así dice YHVH: He aquí Yo te constituyo en terror para ti y todos tus amigos, y caerán por la espada de sus enemigos, y tus ojos lo verán: Entregaré a todo Judá en mano del rey de Babilonia, quien los llevará cautivos a Babilonia y los matará con la espada. 5 Entregaré asimismo todas las riquezas de esta ciudad, todos sus productos y bienes, y pondré en mano de sus enemigos todos los tesoros de los reyes de Judá, y los saquearán y los llevarán a Babilonia. 6 Y tú, Pasur, y todos los que habitan en tu casa, iréis al cautiverio, a Babilonia, y morirás y serás sepultado, tú y todos tus amigos, a quienes profetizaste mentiras.

 

El valle de la Matanza

19.3 Di: ¡Oíd el oráculo de YHVH, oh reyes de Judá, y vosotros, habitantes de Jerusalén! Así dice YHVH Elohim de Israel: He aquí Yo traigo un mal sobre este lugar, tal así, que a todo el que lo oiga le retiñirán los oídos. 4 Porque me han abandonado y han enajenado este lugar, quemando allí incienso a otros dioses que ellos no conocieron, ni sus padres, ni los reyes de Judá, y han llenado este lugar de sangre de inocentes. 5 Y edificaron los lugares altos a Baal para quemar a sus propios hijos en el fuego, cosa que Yo no ordené ni dije, ni me pasó por el pensamiento. 6 Por tanto he aquí vienen días, dice YHVH, en que no se le llamará más a este lugar Tófet, ni valle de Ben-Hinom, sino valle de la Matanza. 7 Y haré nulo el consejo de Judá y de Jerusalén en este lugar, y los haré caer a espada ante sus enemigos, y en mano de quienes buscan su vida, y daré sus cadáveres como pasto a las aves del cielo y a las bestias de la tierra.

8 Convertiré esta ciudad en objeto de asombro y de silbido: todo el que pase por ella se asombrará y silbará a causa de todas sus plagas. 9 Haré que se coman la carne de sus propios hijos y la carne de sus propias hijas, y cada uno comerá la carne de su compañero, en el asedio y la aflicción con que los afligirán sus enemigos. 12 Así haré con este lugar, dice YHVH, y con sus habitantes, hasta que esta ciudad sea como Tófet. 13 También las casas de Jerusalén y las casas de los reyes de Judá, que están contaminadas, serán como este lugar de Tófet: todas las casas sobre cuyos terrados queman incienso a todo el ejército de los cielos y vierten libaciones a otros dioses.

 

Lamentos

20.7 Me cautivaste YHVH, y me dejé cautivar.

Fuiste más fuerte que yo, prevaleciste.

Todo el día soy objeto de escarnio,

Todos se burlan de mí,

Porque siempre que hablo,

Que grito, que proclamo:

¡Violencia y destrucción!,

La palabra de YHVH se me vuelve objeto de burla y oprobio todo el día.

Y si digo: No me acordaré más de Él ni hablaré más en su Nombre,

Siento un fuego abrasador encerrado en mis huesos,

Que me esfuerzo en contener, pero no puedo.

10 Oí a muchos susurrando:

¡Magor-Missabib!

¡Denunciadlo, denunciémoslo!

Aun mis hombres de confianza esperan que claudique;

Dicen: Quizá sea engañado;

Entonces prevaleceremos contra él y tomaremos nuestra venganza.

11 Pero YHVH está conmigo como poderoso gigante.

Mis perseguidores tropezarán y no prevalecerán contra mí.

Sentirán la confusión de su fracaso,

Su vergüenza eterna, que jamás será olvidada.

12 ¡Oh YHVH, que pruebas al justo, escudriñando los riñones y el corazón!

Haz que vea tu venganza en ellos,

Porque a ti he expuesto mi causa.

13 Cantad a YHVH, alabad a YHVH,

Que libró el alma del pobre

De mano del malvado.

14 ¡Maldito el día en que nací!

¡No sea bendecido el día en que mi madre me dio a luz!

15 ¡Maldito el hombre que dio nuevas para alegrar a mi padre, diciendo:

Te ha nacido un hijo varón!

16 Sea tal hombre como las ciudades que destruyó YHVH sin apiadarse,

Y oiga clamores por la mañana y gritos al mediodía,

17 Porque no me hizo morir en el seno materno,

Para que mi madre fuera mi sepulcro,

Y su seno una eterna preñez.

18 ¿Para qué salí del vientre? 

¿Para ver aflicción y dolor y acabar mis días en vergüenza?

 


20.7 me cautivaste... La traducción sedujiste es incorrecta §269. 20.9 Siento... TM añade dentro de mi corazón. Se sigue LXX →§194. 20.10 Magor-Missabib... Reminiscencia burlona hacia Jeremías →20.3. 20.12 YHVH... TM añade Sebaot. Se sigue LXX →§194. 20.16 gritos... Esto es, son de trompetas o gritos de guerra producidos durante la batalla.

 Abreviaturas