§ 001. Creación.

Gn. 1.1 En principio... Ni el hebreo ni el griego (TM/LXX) llevan el artículo. El texto no registra בהראשׂית = en el principio sino בראשׂית = en principio, dejando expresamente indefinido el momento de la creación visible, y así debe aceptarse y traducirse. Y mientras hay insistentes voces a favor de incluir el inexistente artículo, otros traductores (DHH) van más allá, y opinan que aun insertando el artículo definido, “...la frase parece flotar en el aire, y el lector siente que algo más debe añadirse, para indicarle de qué principio se trata”, y traducen: En el comienzo de todo, tratando de fijar el momento exacto de todo principio.

§ 002. Caos.

Gn.1.2 Precipitado... Heb. hayá. En una de sus varias acepciones puede referirse a la precipitación radioactiva inmediata a una explosión nuclear (¿Big Bang?). La dificultad para entender apropiadamente este sencillo pasaje puede atribuirse a la nociva tradición de la traducción, que durante mucho tiempo ha enseñado que los Cielos y la Tierra fueron hechos el día uno de la creación. Este absurdo propone un universo con una edad similar al hombre: unos seis mil años, y obviamente contradice la evidencia de que la Tierra (como universo) ha existido durante millones de años. Pero eso no es lo que dice la Escritura, toda vez que la traducción tradicional “... Y la tierra estaba desordenada y vacía” es gramatical y teológicamente incorrecta. En sus varias acepciones, el verbo hayá conlleva la acción de caer, desprenderse, precipitarse, desacoplarse, salirse de las filas, y, claro está, también significa llegar a ser (o estar).

§ 003. Entonces...

Gn.1.3-2.4 Entonces... Esta porción no refiere la creación de los universos (Gn. 1.1 = He. 1.2), sino cómo estos fueron puestos nuevamente en orden (He. 11.3 nota) después de la catástrofe (Gn. 1.2). El Texto Sagrado es claro: mediante el dicho de Dios hubo luz (1.3), expansión (1.6), reunión de aguas (1.9), maldiciones (1.14), peces y aves (1.20-22) y animales (1.24-25). Finalmente, Dios creó al Hombre (1.26-27), reposando en toda su obra de reparación de lo que había creado (Gn. 2.3) →§149. Con excepción del Hombre, las distintas acciones deben atribuirse al dicho, no al acto creador de los Cielos y la Tierra (Gn. 1.1) y del Hombre (Gn. 1.26-27). Gn. 1.6 esté separando... La fórmula aprobatoria: ... y vio Elohim que estaba bien ocurre siete veces durante los seis días, excepto el segundo (vv. 4, 10, 13, 18, 21, 25, 31). El participio esté separando (presente continuo) indica una acción continua, hasta que Cristo vuelva a unir lo celestial a lo terrenal (Ef.

§ 004. Nombres compuestos.

En su relación redentora con la humanidad (desde la caída del hombre hasta su redención final) Dios se revela en la Escritura mediante ocho nombres compuestos como Aquél que suple todas las necesidades del ser humano:

§ 005. Títulos.

El-Shadday... traducido como Dios Todopoderoso o Dios Omnipotente. Ocurre 37 veces en el texto, mayormente en el libro de Job. El significado etimológico de este título es a la vez apasionante y conmovedor. La palabra El significa el que es fuerte o poderoso. El calificativo Shadday se compone de la palabra hebrea shad = el pecho, que de manera invariable se usa con referencia al pecho materno. Dios es Shadday porque Él nutre y da poder, y en un sentido más amplio, es el que satisface y se derrama a sí mismo en la vida del creyente. El lactante no solo encuentra en el pecho maternal calidez y sustento, sino también refugio, satisfacción plena, quietud y descanso. De hecho, fuera del pecho materno, el niñito no necesita nada. El-Shadday es entonces el nombre con el cual Dios se presenta como Sustentador y Fortalecedor, y nada es necesario aparte de Él. Quizá la palabra Todo-Suficiente sería la que mejor describa este título maravilloso, pero El-Shadday no solamente sustenta…

§ 006. Las enmiendas de los escribas.

Las Tiqquney Soferim (enmiendas de los escribas) son alteraciones hechas en la antigüedad por los escribas del Texto Hebreo. La Masorah (explicación marginal del TM) registra específicamente cada una de las palabras antes que fueran “corregidas”. Distintas fuentes históricas presentan tres listas cuyo número varía en ocho, once o dieciocho correcciones. En determinadas partes de la Masorah, se hallan advertencias que dicen: Esta es una de las dieciocho (Tiqquney Soferim) enmiendas de los escribas. Pero, como se podrá comprobar, las enmiendas son más de dieciocho, pues aun cuando no figuran en la lista oficial, las secciones §25, §26, §27 y §288 exhiben pasajes igualmente enmendados. Estas alteraciones se llevaron a cabo en una época anterior a la era cristiana, y no deben ser consideradas como variantes textuales, por cuanto en cada caso se advierte que se trata de cambios deliberados, y que la palabra original es preservada en el margen. La mayor parte de estas…

§ 007. pero Adonai permanecía...

Gn. 18.22 pero Adonai permanecía... En esta oración se registra la primera de las Tiqquney Soferim. Aquí se trata de evitar el antropomorfismo, que pareció a los escribas demasiado fuerte, pues el texto primitivo registra: pero Adonai estaba aún delante de Abraham. Se consideró indigno que Dios tuviera que esperar a que Abraham indicara lo que mejor le parecía, y el texto fue alterado a: pero Abraham estaba aún delante de YHVH. Sin embargo, la sintaxis que se incorpora concilia el original con la majestad divina.

§ 008. tu mal...

Nm. 11.15 tu mal... Esta es la segunda de las enmiendas de los escribas, en la que originalmente se leía: para que no vea yo más tu mal, en referencia al castigo que Dios iba a enviar sobre su pueblo. Los Soferim registraron en el texto: para que no vea yo más mi mal.

§ 009. nuestra madre... nuestra carne...

Nm. 12.12 nuestra madre... nuestra carne... Aquí el texto original registra nuestra madre y nuestra carne, pero fue cambiado a su madre y su carne, a fin de no ofender la dignidad de Moisés como caudillo de Israel y mediador de la ley.

§ 010. maldecían a Elohim...

1S. 3.13 maldecían a Elohim... Muchas versiones siguen aquí la LXX, las cuales debieron percatarse de la enmienda y tradujeron conforme al texto original: al saber que sus hijos maldecían a Elohim. Es de saber que el texto hebreo actual, alterado por los Soferim, registra: se han hecho viles a sí mismos (Heb. lajem, en lugar de elohim).

§ 011. mi aflicción...

2S. 16.12 mi aflicción... El TM registra literalmente: Quizá mire YHVH mi ojo (indicando llanto, aflicción). El texto primitivo registra: Quizá mire YHVH con su ojo (cambiado por las razones expuestas en la sección §6).

§ 012. § 013. § 014. dioses...

2S. 20.1; 1R. 12.16; 2Cr. 10.16 dioses... El texto primitivo registra: cada uno a sus dioses. La enmienda se hizo trasponiendo la letra hebrea he (η) por lamed (λ), de modo que dijera: le’ohaleikhá = sus tiendas, en lugar de le’eloheikhá = sus dioses.

§ 015. mi gloria...

Jer. 2.11 mi gloria... Heb. kebodí = mi gloria. Así estaba registrado en el texto primitivo que los Soferim cambiaron a kebodó = su gloria, por las razones expuestas en la sección §6.

§ 016. mis narices...

Ez. 8.17 mis narices... En el texto hebreo modificado se lee: ponen la rama a sus narices. Con este cambio, los Soferim pretendían disimular el pecado de Judá, ya que la rama de referencia no es otra cosa que una estaca votiva, cortada de los árboles donde se daba culto a Astarté y tallada en forma de falo. Este obsceno culto había sido introducido en la Casa de Dios y en sus atrios, y el pecado del que aquí se habla, por figura de antropomorfismo, consistía en que, al introducirla en la Casa, aplicaban dicha rama (Asera) en las mismísimas narices del Dios de Israel.

§ 017. mi gloria...

Os. 4.7 mi gloria... En esta enmienda, el texto primitivo leía kboday = mi gloria, y al igual que en Jer. 2.11 fue cambiado por kbodam = su gloria. Consecuentemente tuvieron que sustituir namir = cambiaron por amir = cambiaré.

§ 018. Tú no mueres...

Hab. 1.12 Tú no mueres... Los Soferim consideraron que la sola mención (aunque indirecta) de que Dios pudiera morir, era en extremo ofensiva, y así el texto hebreo fue modificado para que se leyera no moriremos en lugar de Tú no mueres.

§ 020. y me...

Mal. 1.13 y me... Los Soferim alteraron el texto primitivo y me tratáis desdeñosamente para que se leyera: y lo tratáis desdeñosamente.

§ 021. mi gloria...

Sal. 106.20 mi gloria... En esta enmienda (lo mismo que en Jer. 2.11 y Os. 4.7), los Soferim cambiaron mi gloria (Heb. kebodí) por la gloria de ellos (Heb. kebodam).

§ 022. para Ti...

Job 7.20 para Ti... Los Soferim modificaron el texto primitivo para que se leyera: hasta convertirme en una carga para mí mismo.

§ 023. a Elohim por culpable...

Job 32.3 a Elohim por culpable... En esta enmienda, los Soferim cambiaron el registro del texto primitivo, que se leía: habían dejado a Elohim por culpable por el que se lee actualmente en el TM: habían dejado a Job por culpable. Este cambio obliga a reformular 42.7 así: pues como mi siervo Job, no habéis hablado lo recto de Mí.

§ 024.

Lm. 3.20. En esta última enmienda de los Soferim, el texto hebreo actual (y en todas las versiones) registra: mi alma lo recuerda todavía, y está abatida dentro de mí. El texto original registra: y tu alma guardará luto por mí, ha sido consecuentemente traducido.