§ 265. corderito...

Jn. 21.15 corderitos... Ap. 5.6 corderito... Gr. arníon = corderito. Originalmente un diminutivo de arén = cordero. Este vocablo está registrado en 29 oportunidades en Apocalipsis y una sola vez en el evangelio de Juan (21.15). Los lexicones señalan dos significados: cordero y corderito. Algunos de ellos restan importancia al diminutivo alegando la perdida de su fuerza puesto que la tendencia general en la lengua vernácula era la de usar libremente los nombres acabados en “ion“, aparte de su significado diminutivo. Sin embargo, es de notar que el autor (el mismo para ambos libros), utiliza los dos: arén = cordero en Jn. 1.29, 36 y arníon = corderito en Jn. 21.15 y Ap.

§ 266. calcule...

Ap. 13.18 calcule... El 666 es el número de un nombre (Ap. 13.17-18). Cuando el nombre del Anticristo sea conocido, su gematría indudablemente será 666. Pero este número tiene una referencia mucho más profunda de, y en conexión con los misterios y secretos de las religiones antiguas que se manifestarán nuevamente durante la última gran apostasía.

§ 267. más afuera...

Mt. 8.12; 22.13; 25.30 más afuera... Nótese que exóteron = exterior es comparativo adjetival de exó = afuera (Mt. 12.46-47; Mr. 3.31-32). En el griego helenístico (que incluye el período del NP) el comparativo, en línea general, ha reemplazado al superlativo, reteniendo el significado de extremo, más allá o más afuera.

§ 268. encargo... dispensación... plan...

1Co. 9.17; Ef. 1.10; 3.2; Col. 1.25; 1Ti. 1.4 encargo... dispensación... plan... La identificación de ciertos períodos de tiempo bíblicamente indicados, unidos al propósito divino de cada uno de ellos, constituye la única base razonable para entender gramaticalmente las Sagradas Escrituras. Este enfoque evidencia que los grandes períodos de tiempo de la Biblia (expresados directa o indirectamente, por tipos, numeración o ejemplo →§167), conforman patrones artísticamente diseñados (§63), bien definidos, que se mueven hacia el cumplimiento de los tiempos señalados (§183), para la Iglesia y para Israel. Comprender, pues, el programa divino de las edades es importantísimo. Sin su conocimiento, el lector vagará sin rumbo en la doctrina, y fracasará en su propósito de utilizar las Escrituras en provecho propio y de otros. Son incontables los errores prevalecientes debido al descuido de leer (y aplicar) en una dispensación, plan o edad lo que pertenece a otra.

§ 269. me hizo errar... engañó por completo...

Gn. 3.13 me hizo errar... 2Co. 11.3 engañó por completo... La raíz primitiva hebrea del vocablo nasha significa desviarse, errar del camino. También conducir al error, causar engaño. Está emparentado con el verbo olvidar.

§ 270. costado...

Gn. 2.21-22 costado... El uso más crucial del vocablo hebreo sela es, por supuesto, el que explica el origen de la mujer. Que Dios haya tomado abundante porción de Adam, se deduce de la estimación hueso de sus huesos y carne de su carne, que sin duda motivó la traducción costilla. Sin embargo, en su primera acepción, el vocablo sela solo refiere al costado del hombre, o a la ladera de una colina (2S. 16.13), o a los lados de un objeto (Ex. 25.12, 14), o a la ubicación de muebles (Ex. 26.35) o inmuebles (1R. 6.5; Ez. 41.6; 1R. 6.15), y debe distinguirse de ala, definición específica para costilla (Dn. 7.5). El registro de la LXX (Gr. pleuron) tiene el mismo significado (Gn. 2.21; 1R. 7.9, 40; 8.19; Ez. 41.7, 8, 9).

§ 271. Difficilior Lectio Probabilior.

En la práctica del criticismo textual, el análisis de la evidencia interna envuelve dos clases de contingencias. La primera se refiere a las probabilidades de transcripción, relacionadas con:

§ 272. Timnat-Sera...

Jos. 24.30 Timnat-Sera... TM omite: Y junto a él, en la tumba donde lo enterraron, pusieron los cuchillos de pedernal con que circuncidó a los hijos de Israel en Gilgal, según les ordenó YHVH cuando los sacó de Egipto. Y allí están hasta este día. Sin embargo, por descubrimientos arqueológicos realizados en 1870, en unos sepulcros en la roca de una de las laderas cercanas a Timnat-Sera (a unos 15 Km al noroeste de Betel), pueblo de Josué, fueron hallados una serie de cuchillos de piedra, dando crédito al registro de la LXX.

§ 273. Esclavo y esclavitud.

Todas estas palabras griegas: doúlos, doúle, douleúo, douleía, súndoulos, tienen que ver con la esclavitud. La LXX los utiliza como uno de los significados para la traducción de la raíz hebrea abád = esclavo, siervo.

§ 274. nazareno...

Mt. 2.23 nazareno... Jn. 7.52 Escudriña... El nombre griego de Nazaret es citado en el NP una docena de veces. Es la población donde Jesús fue criado (Lc. 4.16) y está situada en el Norte de Israel, en las estribaciones meridionales de los montes de la Baja Galilea, 10 km al norte del monte Tabor y 23 km al oeste del mar de Galilea. La población, en tiempos del Señor, tendría alrededor de unos 400 habitantes y por las referencias de Natanael (Jn. 1.46) y los fariseos (Jn. 7.52), podemos percibir cierta hostilidad hacia esta insignificante ciudad y su región: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? y... escudriña y verás que de Galilea no surge ningún profeta.

§ 275. lo azotó... azotarlo...

Jn. 19.1 lo azotó... Lc. 23.16 azotarlo... La ley romana establecía la flagelación como acto previo a la crucifixión (Mr. 15.15). Suponiendo que esta primera parte del castigo satisfaría a los judíos, Pilato ordenó azotar a Jesús suponiendo que luego podría soltarlo (Mt. 27.26; Lc. 23.22). Este severo castigo consistía en ser atado de pie a una corta columna (columna de la flagelación), y azotado con un látigo cuyas varias lenguas o colas estaban rellenas con plomo y tachonadas con trozos de huesos afilados, de manera que cada azote resultaba en una horrenda laceración y, frecuentemente, en la muerte del reo.

§ 276. El mes lunar.

El calendario es un sistema de medida del tiempo por medio de ciclos astronómicos importantes, los días (rotación de la tierra sobre si misma), meses (períodos de las fases lunares) y años (traslación de la tierra alrededor del sol) y la combinación de estos tres conduce a varios tipos de calendarios: solares, lunisolares o lunares. En la actualidad, la mayor parte de los calendarios tienen por referencia el solar. Desde tiempos remotos, el mes lunar tuvo gran importancia debido a que las fiestas y solemnidades se fijaban tomando como base las fases de la luna, y junto con el solar, los tiempos de cosecha (primavera y verano →Gn. 8.22; Ex. 23.16) ajustaban el año adicionando un mes si hacía falta: calendario lunisolar.

§ 277. de mi pan...

Jn. 13.18. de mi pan... A pesar de que met emou = conmigo tiene un respaldo más amplio (Papiro 66, א, A, D, K, W, Δ, Θ, Π, entre otros) que mou = mi (B, C, L), que también es la lectura de la LXX (Sal. 41.9), se prefirió la última, pues es factible que la primera sea una asimilación tomada de Mr. 14.18.

§ 278. jugando con su hijo Isaac... jugando... jugar... acosaba...

Gn. 21.9 jugando con su hijo Isaac... Gn. 26.8 jugando... Ex. 32.6 jugar... Ga. 4.29 acosaba... 1Co. 10.7 jugar... La alegría de la fiesta es interrumpida por Sara cuando observa el juego de Ismael. La referencia del narrador hacia Ismael como el hijo de Agar no es mucho mejor que el hijo de esa esclava usada por Sara (Gn. 21.10). Ninguno llamará a Ismael por su nombre. Pero al menos el narrador utiliza el nombre de la madre. Sara sólo puede referirse a ella por la posición subordinada que ostenta.

§ 279. bordón...

Gn. 47.31 bordón... El TM registra lecho. La diferencia radica en que los masoretas vacalizaron de forma distinta la última palabra del verso מטה que puede significar, según se vocalice, lecho o bordón. Por otro lado, el autor de la carta a los Hebreos (11.21) nos confirma que Jacob, moribundo, y despues de bendecir a cada uno de los hijos de José, adoró sobre el extremo de su bordón.

§ 280. Profecía mesiánica.

Gn. 49.8-12. No hay duda que estamos ante una profecía mesiánica, en parte ya cumplida y otra por cumplir. En el cuadro adjunto desglosamos el pasaje y colocamos algunas de las citas relacionadas.

§ 281. cuchillos...

Gn. 49.5 cuchillos... Simeón y Leví, segundo y tercer hijo de Jacob, nacidos de Lea (Gn. 29.33-34), a quienes su padre llama hermanos debido a la especial solidaridad que existía entre ellos, también se les anuncian desventuras a causa de su violencia. Los versos 5 y 6 apuntan concretamente a la feroz represalia que realizaron para vengar el honor de su hermana Dina, violada por Siquem (Gn. 34). Jacob les anuncia por eso, como castigo, la dispersión de sus tribus:

§ 282. Rubén...

Gn. 49.3-4 Rubén... Rubén, el primogénito de Jacob (Gn. 29.32), que en texto bíblico aparece en muchos aspectos bajo una mejor luz que la de sus hermanos (37.21-22; 42.37), en las palabras finales de Jacob (Gn. 49.3-4) exhibe el pecado de incesto cometido con Bilha, mujer de su padre (35.22). En la Ley dada a Moisés, el pecado de incesto sería penalizado con la muerte, lo que muestra su gravedad (Lv. 20.11). La tribu de Rubén, aunque pequeña (Dt. 33.6), fue destinada a no tener jamás la preeminencia a la que debería haber tenido derecho por la razón de la primogenitura. En su lugar fue puesto Judá (4to hijo de Jacob), saltando a su vez, también los lugares de Simeón y Leví (2do y 3ro →§281).

§ 283. marcas...

Ga. 6.17 marcas... La palabra griega stígmata = estigma ciertamente significa una marca o señal en el cuerpo. Era costumbre, en la antigüedad, que un amo marcara a sus esclavos con un hierro candente. También marcaban a soldados y a criminales. Así mismo, religiosos devotos se imponían una marca peculiar del dios a cuyo culto se dedicaban. Tales marcas estaban prohibidas por la ley (Lv. 19.28).

§ 284. ejército...

Gn. 2.1 ejército... Según los diccionarios, el vocablo heb. tsaba se aplica tanto a elementos físicos (astros) como a espirituales (ángeles). LXX registra cosmos. El reordenamiento o puesta en orden de los cielos y tierra, y ejércitos tiene lugar como consecuencia del caos ocurrido en 1.2. Debe entenderse como su conjunto ordenado, distinto de la Creatio ex nihilo de 1.1 (Hebreos 1.2 y 11.3).

§ 285. vio la desnudez... desnudez de su padre...

Gn. 9.22-23 vio la desnudez... desnudez de su padre... El libro del Levítico presenta una treintena de veces la frase descubrir la desnudez, y la emplea para referirse a las relaciones sexuales. Daremos los siguientes ejemplos:

§ 286. Zacarías...

Mt. 23.35 Zacarías... Zacarías, hijo de Berequías (Zac. 1.1), no es al que se refiere Mateo en su narración, puesto que no fue muerto entre el santuario y el altar. Jesús demanda a los escribas y fariseos la sangre justa que está siendo derramada sobre la tierra, cumpliendo así la petición hecha por Zacarías hijo de Joiada (2Cr. 24.20-22).

§ 287. sanada...

Mt. 9.21 sanada... Gr. sozo. Significa tanto sanidad como salvación. Generalmente, expresa que los beneficios recibidos del Señor, nunca se refieren a una sola parte de la persona (vista la importante frase que continúa: tu fe te ha salvado) Sin embargo, no es menos cierto que la misma palabra también expresa curación del cuerpo. Es importante entonces entender aquí la intención de la mujer y traducir sanidad. Al proseguir (v.22), hemos de considerar que el poder sanador de Jesús excede a la vida física y traducir salvación. Esto se hace particularmente claro por el hecho de que la expresión tu fe te ha salvado de esta, es también dicha a la mujer pecadora (Lc. 7.50), a pesar de que en aquella oportunidad no se había operado ninguna curación física.

§ 288. El diezmo.

Mal. 3.8-9. Este es uno de los casos particulares en los cuales la Vorlage de la LXX destaca su superioridad, reflejando la lectura original: ¿Engañará el hombre a Elohim? Porque vosotros me habéis engañado. Pero decís: ¿En qué te hemos engañado? En que los diezmos y las primicias están aún con vosotros. Sólo miráis por vosotros mismos, a Mí me engañáis, y la nación ha llegado a su fin. El TM registra (y así es traducido en todas las versiones de la Biblia): Malditos sois con maldición. Pero esta lectura es el resultado de una doble reedición del original. El primer cambio lo hicieron los soferim (marcado como una de sus enmiendas), y registra: Me habéis maldecido con maldición. Posteriormente los escribas masoretas, haciendo un ligero cambio en las consonantes hebreas (ne en vez de me) convirtieron en activa (malditos) la pasiva (maldecido).